BOLETIN GRATIS

 

Suscribirte a el Boletin de Alihuen y recibe información periodica. 

Correo electrónico:

 

 
Publicidad
Menú principal
Inicio
Elecciones
facebook
Proyectos
Información
Tóxicos
Fotos y videos
Efemérides
Denuncias
Links
Donaciones
Conócenos!
Niños perdidos

Revistas
ECO-Chicos
ECO-Breves
Escritores Pampeanos
Boletines Informativos
Estado del tiempo
Pronóstico Mundial
Imágenes satelitales
Pronóstico SMN
Estado del Tiempo
LLuvia y Temperatura
Radar meteorológico
Encuestas
¿Cuales son las prioridades que debería tener el gobierno Argentino en política ambiental?
 
Conócenos

¿Quién está en línea?
Hay 1 invitado en línea
Estadísticas
Visitantes: 19276520
Inicio arrow Tóxicos arrow Reptiles de La Pampa "mastuastos, lagartos, lagartijas y geckos"
Reptiles de La Pampa "mastuastos, lagartos, lagartijas y geckos" Imprimir E-Mail

PARTE II

Image
Leiosaurus belli, matuasto

SUBCLASE LEPIDOSAURIA
Orden SQUAMATA

Familia Polychridae Fitzinger, 1843

Se compone de muchas formas, arborícolas como Polychrus, Anisolepis o Anolis de excepcional expansión evolutiva; prevalentemente terrestres como Pristidactylus, Leiosaurus o Diplolaemus, relacionados ancestralmente con precursores arborícolas
Le pertenecen anoloides especializados, escavadores y a veces crepusculares como Leiosaurus, Diplolaemus y Pristidactylus, todos vulgarmente conocidos en la Argentina como "mastuastos". Entre los numerosos caracteres derivados que asocian claramente sus cuatro géneros se destacan las inconfundibles expansiones de las lamelas o discos subdigitales y la rara prolongación del segundo huesito cerato-branquial que actúa como soporte del singular "pañuelo" extensible gular vivamente colorado y a menudo llamativa característica específica de los ágiles anolinos.

Anoloides terricolas o "Leiosaurus" sensu lato

Existen en nuestra provincia, los géneros Leiosaurus y Pristidactylus
Con algunos Pristidactylus ha ocurrido cierta confusión, p.e. con la inclusión de P. fasciatus en Leiosaurus. Otras especies, como Pristidactylus scapulatus, fueron consideradas Leiosaurus y aún Urostrophus hasta la revisión de Gallardo (1964). Este autor estableció el género Cupriguanus con los taxa scapulatus, fasciatus, araucanus y achalensis (limitando Urostrophus a vautieri y a la especie chilena torquatus) y añadiendo sucesivamente Cupriguanus casuhatiensis de la Provincia de Buenos Aires. Por razones de prioridad el género Pristidactylus Fitzinger 1843 tuvo que prevalecer, incluyendo ahora, además de scapulatus (del cual araucanus se considera sinónimo), a fasciatus, achalensis y casuhatiensis, y por otro lado al grupo de formas chilenas alvaroi, torquatus, valeriae y volcanensis .
Pristidactylus casuhatiensis es un aislado endémite de la Ventania, en el sur de la Provincia de Buenos Aires. Los demás Leiosaurus y Pristidactylus pertenecen a ecosistemas andinos o patagónicos, en las altas cumbres de las Sierras de Córdoba (P. achalensis) o en Chile central. La zona más septentrional conocida actualmente para Pristidactylus se señala a 28º latitud sur, en la Cordillera de San Juan (P. scapulatus).


Género LEIOSAURUS Duméril et Bibron, 1837

Son diferencias con Diplolaemus: la superficie inferior carenada de las lamelas subdigitales; las escamas suboculares numerosas, subdivididas; los semicírculos orbitales separados entre ellos por varias hileras de escamas; las escamas caudales quilladas; la presencia de dientes palatinos; el patrón de coloración dorsal con manchas peculiares en forma de lirios o dientes de tiburón. Se distingue de Pristidactylus por carecer del "peine" subdigital propio de aquel género, por la reducción de los pliegues antehumerales y la ausencia de collares transversales oscuros.


Leiosaurus belli Duméril y Bibron, 1837

Sinónimos:
Leiosaurus Bellii Duméril y Bibron, 1837
Leiosaurus (Leiovaurus) Bellii Fitzinger, 1843
Liosaurus bellii Boulenger, 1885
Leiosaurus bellii Lieberman, 1939
Leiosaurus belli Peters y Donoso Barros, 1970

Nombre vulgar: matuasto
Tamaño: 10 cm
Descripción: Lagarto de tamaño grande, con cabeza maciza, cola delgada, extremidades cortas, dibujo dorsal peculiar en forma de dientes de tiburón y una estría ventral blanquecina mediana.
Cuerpo robusto, cuello angosto; cabeza triangular más larga que ancha, con región del masetero y temporal muy desarrollada. Extremidades cortas, no alcanzando, cuando extendidas, las posteriores la axila y las anteriores las ingles. Hocico redondeado, narinas dorsolaterales, más cerca del hocico que del ojo. Abertura auditiva grande, vertical, bordeada por escamitas granulares; uñas en garra breves y arqueadas. Poros preanales ausentes.
Coloración de fondo grisáceo o amarillento; manchas dorsales pardo oscuras o casi negras, ribeteadas de blanco, con un patrón semejante a dientes de tiburón característico y extendidas a la cola, donde distalmente forman anillos. Bandas confusas en las extremidades, dibujos oscuros bilaterales arqueados en la región cefálica. Ventralmente blanquecino o pardusco, con breves estrías o líneas longitudinales regulares oscuras, una evidente estría blanquecina mediana desde la garganta a la cloaca.

Hábitat y comportamiento: De costumbres crepusculares, son insectívoros y ovíparos. Prefiere biotopos arbustivos del Monte, donde predominan Larrea, Prosopis alpataco, Neosparton ephedroides, Chuquiraga, etc, es un animal lento, bastante mimético en su habitat, y se alimenta preferentemente de tenebriónidos que puede triturar con sus poderosas quijadas. Poco se conoce acerca de su reproducción y posturas.

Distribución: Desde el sur de Chubut hasta aproximadamente el paralelo de 34º, en la provincia de Mendoza (Pareditas), alcanzando actitudes máximas de 1800 m. Hay especímenes en la Colección del Museo de La Plata rotulados como procedentes de Santa Cruz (Bahía del Fondo). Hacia el este, llegaría hasta la Sierra de La Ventana (Prov. de Buenos Aires).
En nuestra provincia se conocen tres ejemplares coleccionados en Casa de Piedra.


Leiosaurus catamarcensis (Koslowsky, 1898)

Sinónimos:
Liosaurus catamarcensis Koslowsky, 1898
Aperopristiy catamarcensis Müller, 1922
Leio.yaurus catamarcensis Liebermann, 1939
Leiosaurus catamarcensis Peters & Donoso Barros, 1970
Leiosaurus catamarcensis Cei, 1986

Nombre vulgar: matuasto
Tamaño: 12 cm
Descripción: Anoloide robusto, cabeza maciza redondeada, extremidades largas, escamas algo sobresalientes en la línea vertebral, patrón de coloración dorsal con manchas oscuras medianas en forma de lirios. Lo distinguen de L. paronae las escamas ventrales lisas y la falta de una verdadera cresta dorsal.
Cuerpo robusto, cabeza larga l/4 de su longitud, con maseteros muy desarrollados y cuello poco distinto. Cola no autotómica, poco más larga que el cuerpo. Hocico romo, con narinas más cerca de su punta que del ojo. Abertura auditiva angosta, bordeada por escamas granulares. Pliegue gular bien reconocible. Caudales rectangulares en sus dos tercios quilladas. Dedos con uñas breves y arqueadas. Poros femorales y cloacales ausentes. Extremidades muy robustas: las posteriores estiradas pasan la axila, las anteriores llegan más allá de la mitad del cuerpo.
Coloración dorsal grisácea-amarillenta con marcas oscuras confusas irregulares y siete manchas vertebrales parduscas en forma de lirio, unidas por una línea vertebral continua correspondiente a escamas ligeramente abultadas; bandas oscuras transversales desiguales y endentadas en las extremidades y cola, donde se atenúan. Faz ventral blanquecina con breves líneas oscuras longitudinales regulares, desde la garganta a la cloaca.

Hábitat y comportamiento: De hábitos reservados crepusculares, son insectívoros y ovíparos. Prefiere biotopos arbustivos del Monte. Es un animal lento, bastante mimético en su habitat, y se alimenta preferentemente de tenebriónidos que puede triturar con sus poderosas quijadas. Poco se conoce acerca de su reproducción y posturas.

Distribución: Desde Catamarca hasta el sur de Mendoza, en ambientes áridos y medanosos precordilleranos y del Monte. Alcanza casi 2000 m de altura en las regiones más septentrionales.
En nuestra provincia existe una cita para Victorica la cual es probable que se realizacé sobre un ejemplar de L. paronae.


Leiosaurus paronae (Peracca, 1897)

Sinónimos:
Aperopristis paronaePeracca,1897
Aperopristis paronae Müller,1922.
Leiosaurus paronae Gallardo,1961.
Leiosaurus paronae Peters & Donoso Barros,1970.
Aperopristis paronae Cei, 1973
Leiosaurus paronae Cei, 1986

Nombre vulgar: Matuasto
Tamaño: 11 cm
Descripción: Forma relativamente grande y esbelta, con cabeza subtriangular; coloración parecida a la de catamarcensis, pero reconocible por la reducida cresta dorsal y las escamas ventrales débilmente quilladas.
Cuerpo robusto pero más esbelto que el de su congéneres y con cuello más angosto. Cabeza también más alargada con menor desarrollo de los maseteros; más de l/4 de la distancia hocico-ano. Cola corta no autotómica, poco más larga que el cuerpo. Extremidades relativamente largas, las posteriores estiradas pasando la axila, las anteriores la mitad del cuerpo. Hocico abultado y prominente; narinas más proximas a su punta que al ojo. Abertura auditiva redondeada, con gránulos diminutos en el borde posterior, grandes y cónicos en el anterior; las escamas en la línea vertebral son de mayor tamaño y puntiagudas, determinando una grosera cresta; ventrales subtriangulares débilmente quilladas, imbricadas; gulares convexas subimbricadas, más pequeñas que las ventrales, pero no las del gran pliegue gular. Escamas de las extremidades superiormente quilladas e imbricadas, interiormente cónicas o redondas, débilmente quilladas, subimbricadas. Caudales trapezoidales o subtriangulares, completamente quilladas; dedos largos con uñas cortas arqueadas. Sin poros femorales.
Coloración dorsal grisácea-blanquecina, con matices rojizos; manchas confusas en la cabeza, pero una banda transversal oscura algo irregular pasa por la región ocular, otra se extiende trás del ojo hacia la axila. Seis grandes manchas vertebrales oscuras en forma de grosero lirio, con prolongaciones borrosas en los costados. Bandas oscuras de bordes irregulares en extremidades y cola. Ventralmente blanquecino, con rayas oscuras arqueadas y transversas, desde la región mental a la cloaca.

Hábitat y comportamiento: Casi desconocida. Ovíparo y de carácter agresivo como los congéneres. Frecuentes en terrenos arenosos con vegetación xerófila. Se oculta bajo las cortezas de los árboles; es injustamente temido y matado por la gente de campo por creerlo ponzoñoso.

Distribución: Desde el sur de la Prov. de Mendoza, por las formaciones del Monte y chaqueñas en San Luis, Córdoba, La Pampa y Santiago del Estero, hasta el este de Salta y Jujuy. En Paraguay y Brasil.
En nuestra provincia se lo encuentra comunmente en al espinal.
La especie fue dedicada al Prof. Parona, Director del Museo de Historia Natural de Génova.


Género PRISTIDACTYLUS Fitzinger, 1843

Un género relativamente homogéneo, caracterizado por el ya recordado "peine" de las escamas subdigitales y por el collar oscuro antehumeral muy notorio. Hay diferencias específicas en la superficie inferior de las escamas subdigitales, multicarenada en algunos taxa, lisa en otros; en la extensión de las quillas caudales, presencia o ausencia de escamas ventrales carenadas, etc.
Existen en Pristidactylus vértebras caudales autotómicas, ausentes en Leiosaurus o Diplolaemus.
El género fue establecido sobre un solo espécimen juvenil, recolectado en 1829 por D'Orbigny cerca del fortín de Carmen de Patagones en momentos de muy poca seguridad, por las continuas incursiones de los indios. Sucesivamente ejemplares de este taxon fueron descritos como Leiosaurus por Burmeister (1861) o Cupriguanus por Gallardo (1964, 1968). Una serie de confusiones concernientes al tipo y la nueva forma Cupriguanus araucanus (Gallardo, 1964) hicieron permanecer por varios años incierto el real status taxonómico de estos iguánidos. En un trabajo de reciente publicación, Etheridge y Williams (1985) han conseguido aclarar notablemente la situación del grupo. Según dichos autores consignamos la presente posición de los Pristidactylus de Argentina, tal se desprende de las últimas informaciones.
En Pristidactylus fasciatus hay que incluir ahora Leiosaurus bardensis Gallardo, 1968, sucesivamente considerado Cupriguanus (Cei y Roig, 1974). Se trata por tanto de la forma genotípica, de gran dispersión en la región del Monte, no saxátil por sus hábitos y más bien psamófila. En Pristidactylus scapulatus, forma andino-patagónica, originalmente descrita como Leiosaurus por Burmeister, pasada luego a Urostrophus por Boulenger (1889), deben ser incluidos Cupriguanus araucanus Gallardo, 1964, de Neuquén y Chubut, considerado equivocadamente sinónimo de fasciatus por Barrio (1969) y Cei (1973b), más las poblaciones del sur de Mendoza, principalmente de la Payunia, dadas como "fasciatus" (Cei y Castro, 1975). Finalmente, otras dos especies incuestionables, ya asignadas a Cupriguanus, corresponden a poblaciones aisladas de las altas cumbres de Córdoba y de Sierra de La Ventana, respectivamente: P. achalensis (Gallardo, 1964) y P. casuhatiensis (Gallardo, 1968). Además de las formas ciscordilleranas, existen otras trascordilleranas, notablemente diferentes por hábitos y morfología: P. torquatus, P. valeriae y P. alvaroi de los bosques australes y centrales de Chile. Una forma de hábitat parecido al de scapulatus acaba de ser descubierta frente a Santiago, cerca de los limites con Argentina.
Según Etheridge los Pristidactylus chilenos representarían elementos ancestrales, arborícolas y mesófilos, de esta importante línea filética de anoloides: una reliquia debida a la conservación de biocenosis terciarias en los refugios pleistocénicos de la costa del Pacífico. Los Pristidactylus de Argentina por otro lado, con su distribución discontinua, en verdaderos reductos aislados en el caso de Pampa de Achala en Córdoba y de la Sierra de La Ventana en la provincia de Buenos Aires, parecen indicar una distribución muy antigua, de la cual quizás, fasciatus, por su ecología, podría ser uno de los más primitivos descendientes. Procesos adaptativos en condiciones de aislamiento, favorecidos por el impacto de factores ambientales o climáticos, como en el Pleistoceno, podrían explicar la extrema especialización de hábitat en algunos casos. El raro Pristidactylus scapulatus, por ejemplo, se localiza en las raíces de las densas matas arbustivas y deja su abrigo casi únicamente en horas vespertinas, probablemente con el aumento de la humedad relativa en su limitado territorio; una posible compensación microambiental en el caso de saurios ancestralmente mesófilos, adaptados posteriomente a ecosistemas temperados fríos y de elevada sequedad en el verano.

El género Pristidactylus aparece bien caracterizado. Le son propios el peculiar "peine", recordado en su etimología, en las lamelas subdigitales lisas; el pliegue lateral y collar melánico del cuello; los círculos orbitales distintamente separados entre ellos; las escamas dorsales más aplanadas; la rostral y mental bien desarrolladas, la presencia de autotomía caudal; el dimorfismo sexual, poco evidente en los anoloides; el aspecto general más esbelto y un patrón diferente, de manchas esparcidas o bandas enteras confusas, no observable en los géneros afines.


Pristidactylus fasciatus (D'Orbigny y Bibron, 1837)

Sinónimos:
Leiosarus fasciatus D'Orbigny y Bibron, 1837
Leiosaurus (Pritidactylus) fasciatus Fitzinger,1843.
Leiosaurus (Ptenodactylus) fasciatus Gray,1845.
Pristidactylus fasciatus Boulenger, 1885
Pritidactylus fasciatus Koslowsky,1896.
Liosaurus fasciatus Koslowsky,1898.
Leiosaurus fasciatus Burt y Burt,1933.
Leiosaurus bardensis Gallardo, 1968
Cupriguanus fasciatus Barrio, 1969
Leiosaurus fasciatus Peters y Donoso Barros,1970.
Cupriguanus bardensis Cei y Roig, 1974
Prilidactylus bardensis Cei y Castro, 1978
Pristidactylus fasciatus Etheridge y Williams, 1985

Nombre vulgar: matuasto
Tamaño: 10 cm.
Descripción: Saurio de tamaño mediano a grande y aspecto robusto; cola no mayor que la longitud del cuerpo; patrón de coloración dorsal de bandas oscuras transversas, irregulares en sus bordes, desde la cabeza a la cola, y raya ventral transversa pardusca, borrosa, en la región esternal.
Cuerpo pesado; cabeza grande, poco menos de l/3 de la distancia hocico-cloaca y ligeramente más larga que ancha; región temporal no particularmente desarrollada. La extremidad posterior estirada toca o pasa la axila; la anterior apenas pasa la mitad del cuerpo. Narinas más cerca del hocico que del ojo. Abertura auditiva relativamente grande, vertical Pliegue gular acentuado, precedido por escamas de mayor tamaño que las gulares; pliegue lateral en el cuello. Escamas dorsales y laterales granulares, yuxtapuestas o subimbricadas; ventrales grandes, redondeadas o casi poligonales, lisas, imbricadas. En las extremidades escamas inferiores finamente granulares, superiores granulares de mayor tamaño, aplanadas e imbricadas; región tibial enteramente de escamas redondeadas grandes, imbricadas. Caudales cuadrangulares lisas anteriormente, débilmente aquilladas en la porción distal. Poros preclotcales ausentes.
Coloración dorsal verdosa o grisáceo-amarillenta; manchas irregulares en bandas transversas groseras, 4 en la región cefalica, 5-6 en el tronco. Las bandas transversas pueden resolverse en reticultciones irregulares y difundidas, conservando una mancha redondeada confusa vertebral en correspondencia de cada banda, o también fragmentarse en marchitas pequeñas alrededor de las mencionadas manchas vertebrales espacidas. Una banda negra antehumeral evidente; nueve barras superiores oscuras en la cola y otras transversas en las extremidades. Ventralmente blanquecino o amarillento, con manchas escasas y una angosta raya transversal pardusca, algo borrosa, en la región esternal.

Hábitat y comportamiento: Especie relativamente escasa y difícil de hallar; su biología es muy poco conocida, Gallardo (1968a), refiriéndose al sinónimo L. bardensis, indica haberlo encontrado en la Barda de Cochicó, La Pampa, de donde procede su nombre específico, habitando cuevas de Microcavia (cuises) construidas en montículos de arena acumulada en la base de los Prosopis alpataco. No hay datos sobre su reprodución, postura y alimentación.

Distribución: Desde la Rioja a Río Negro (Viedma) a través de San Juan, Mendoza y La Pampa, en una ancha franja de territorios arenosos o subdesérticos, de la formación del Monte.
En nuestra provincia se lo encuentra al oeste, en el desierto del Monte.


Género UROSTROPHUS Duméril & Bibron, 1837

.Urostrophus se distingue fácilmente de Anisolepis por sus escamas ventrales lisas y por las coronas dentarias marginales posteriores, con paredes verticales y muy moderadas cúspides secundarias. Rasgos propios del género son, cuerpo y cabeza relativamente deprimidos; lepidosis moderadamente heterogéneo; pliegues gulares y antehumerales bien definidos; escamas dorsales y laterales lisas, separadas por gránulos; ventrales grandes y lisas; caudales proximales lisas y distales quilladas; hemipenis de estructura simple, cilíndrico y unisulcado
La pasada confusión taxonómica entre las especies de Urostrophus y las de otros géneros afines ha sido ampliamente analizada por Etheridge & Williams (1991). Considerado hasta ahora género monotípico, con el solo taxon vautieri, comprende actualmente otra especie, U. gallardoi Etheridge & Williams 1991, de fisionomía chaqueña y aparentemente la única en Argentina, por ser vautieri limitado a las regiones centrales y meridionales de Brasil.


Urostrophus gallardoi Etheridge & Williams, 1991

Sinónimos:
Urostrophus vautieri Boulenger,1902.
Urostrophus vautieri Liebermann,1939.
Urostrophus vautieri Hellmich, 1960
Urostrophus vautieri Gallardo,1964.
Pristidactylus vautieri Gallardo, 1979
Urostrophus vautieri Laurent & Terán,1981.
Urostrophus vautieri Bee de Speroni & Cabrera, 1984
Urostrophus gallardoi (nomen nudum) Laurent, 1985
Urostrophus vautieri Cei, 1986
Urostrophus gallardoi Etheridge & Williams, 1991

Nombre vulgar: Matuasto de los chañares.
Tamaño: 7,5 cm machos; 7,8 cm hembras
Descripción: Lagarto arborícola, tipicamente chaqueño; difiere de vautieri (forma brasilera) por sus escamas más pequeñas; la abertura auditiva notoriamente más grande que la interparietal (inferior en vautieri); la coloración dorsal de bandas oscuras simétricas que circunscriben espacios redondeados más claros; la cola con anillos oscuros completos y el vientre salpicado de manchitas oscuras con distribución casi regular.
Cuerpo de tamaño mediano, lateralmente no comprimido; cabeza poco menos de l/4 de su longitud, ancha, algo deprimida. Cola larga, 1 vez y l/2 la distancia hocico-ano, moderadamente prensil: extremidades robustas, la posterior alcanzando o pasando la axila con la punta del cuarto dedo, la anterior llegando no lejos de las ingles. Abertura auditiva vertical alargada, casi elipsoidal, con borde posterior granular, más grande que la interparietal. Narinas más próximas a la punta obtusa del hocico que al ojo; escamas gulares lisas y algo convexas, subimbricadas, traspasando a las escamas más largas e imbricadas anteriores al pliegue gular. Escamas dorsales paravertebrales (pues falta una verdadera hilera vertebral continua) groseramente granulares, abultadas y lisas subimbricadas o separadas por exiguos gránulos; laterales también granulares y lisas, heterogéneas. Ventrales agrandadas, lisas e imbricadas, sub-hexagonales, formando hileras transversas. Gránulos muy reducidos en los bordes de la abertura cloacal. En las extremidades anteriores escamas lisas y convexas, separadas por gránulos, en parte del tamaño de las dorsales, interiormente todas granulares. Lepidosis caudal como la del dorso, modificandose distalmente, haciéndose quilladas las escamas dorsolaterales después del primer tercio de la longitud de la cola.
Coloración dorsal de fondo amarillento-grisáceo, o rojizo oscuro, con un patrón transversal de manchas romboidales oscuras desde la región vertebral a la ventral, las que circunscriben áreas más claras algo redondeadas, con finas puntuaciones o marcas. Hay unas siete de estas irregulares bandas transversales desde el hocico a las ingles, las que se continúan en la cola que termina por ser completamente anillada (hasta, 20 anillos o más). Este patrón se repite superiormente en las extremidades, si bien más confuso. Ventralmente amarillento blanquecino o grisáceo, completamente salpicado, y con cierta regularidad, por manchitas oscuras. En ejemplares de las poblaciones más sureñas se nota coloración amarilla-anaranjada vivaz en la región axilar.

Hábitat y comportamiento: Lagarto ovíparo: ejemplares hembras, capturados en diciembre en Salta, tenían huevos en oviducto (16 x 8 mm, con cáscaras membranosas). Su hábitat corresponde en Tucumán al bosque chaqueño, entre 250-700 m. Se ha insistido sobre el valor mimético de su coloración, en ambientes de árboles o arbustos cubiertos de líquenes; la cola de este iguanídeo sería prácticamente prensil.

Distribución: Aparentemente netamente chaqueña, desde el norte de Córdoba hasta Santa Cruz de la Sierra en Bolivia, observándose una mayor frecuencia de ejemplares en Salta, Jujuy, Tucumán, Santiago del Estero y Chaco. Se conocen especímenes de Misiones y en la zona del cardenal en La Pampa (Tiranti & Borraz 1989). Las localidades sudbrasileñas de Urostrophus vautieri no quedan muy lejos de los límites de Misiones.
En nuestra provincia se lo conoce por dos ejemplares de colección del Dto Rancúl, Loma Lonco Vaca; estos registros amplían la distribución de esta especie 600 km al sur.

El nombre de la especie ha sido dedicado al Prof. J.M. Gallardo, quien contribuyó en pasado a su mejor conocimiento.


Familia Tropiduridae Bell, 1843

Propuesta en pasado por Bell (1843), esta familia vuelve ahora con la revisión de Frost & Etheridge, subdividiendose en tres subfamilias: Liocephalinae, Liolaeminae y Tropidurinae, justificadas por varios caracteres, particularmente osteológicos. Entre los caracteres no osteológicos están las escamas interparietales, nunca ensanchadas en Leiocephalinae y Liolaeminae, la falta de poros preanales en Leiocephalinae y Tropidurinae, los hemipenes bisulcados y en general netamente bífidos de Tropidurinae.
Los Leiocephalinae son exclusivamente del Caribe; los Liolaeminae predominan en la parte austral del continente sudamericano; los Tropidurinae, junto con los Teiidos, representan una componente considerable de la herpetofauna neotropical, al norte del paralelo 27º.


Género LIOLAEMUS Wiegmann, 1834

Es notable el excepcional potencial evolutivo de Liolaemus, con diversificación y polimorfismo en sus multiples ramas filéticas, algunas de las cuales sustentarían las categorías de subgéneros, y hasta de géneros. Es un complicado conjunto de formas, pero con muchos caracteres sinapomorfos sustancialmente similares. Se podría aceptar su origen monofilético si consideramos Phymaturus como "sister-taxon", según recientes elaboraciones cladísticas. Esto implica el abandono de la posición genérica de algunos taxa todavía utilizados en literatura, como Vilcunia o Ceiolaemus, cuya identidad fue corroborada con caracteres descriptivos y merísticos dados como exclusivos (escamas trífidas, ausencia poros preanales, índices de correlaciones, etc). Sin embargo, el conocimiento anatomo-fisiológico todavía imperfecto de un super-género de la amplitud de Liolaemus y la jerarquía relativamente modesta de las condiciones morfológicas elegidas para la diagnosis de algunos de aquellos taxa, pueden aconsejar un temperamento de prudente reserva. Por lo tanto será únicamente utilizado el nombre Liolaemus a nivel genérico (sensu lato), aún reconociendo a nivel subgenérico sus aceptables subdivisiones sistemáticas de uso corriente.


Liolaemus anomalus anomalus Koslowsky, 1896

Sinónimos:
Liolaemus anomalus Koslowsky, 1896
Phrynosaura werneri Múller, 1928
Liolaemus lentus Gallardo, 1966
Ctenoblepharis anomalus Donoso Barros, 1969
Ctenoblepharis anomalus Peters y Donoso Barros, 1970
Phrynosaura werneri Peters y Donoso Barros, 1970
Ctenoblepharis werneri Cei, 1974
Liolaemus anomalus Cei,1979
Ceiolaemus anomalus Laurent,. 1984

Nombre vulgar: lagarto lerdo
Tamaño: 7,8 cm.
Descripción: robusto, de extremidades cortas, con cabeza grande y gran desarrollo de maseteros y región supraocular, pliegues gulares laterales soldados, cola corta no autotómica, mancha negra posthumeral y poros precloacales en machos y hembras.
Cabeza cerca de l/4 de su longitud, muy gruesa y más larga que ancha. Hocico romo; narinas laterofrontales, separadas por una escama de la alargada rostral, más ancha que la mental. Cola casi igual a la distancia hocico-cloaca. Abertura auditiva vertical, pequeña, escondida por los pliegues laterales longitudinales del cuello. Escamas cefálicas grandes, abultadas y rugosas; dedos fuertes, con lamelas subdigitales bien carenadas y escamitas laterales erizadas con aspecto de peines largos; uñas claras, largas y en garra. Parche femoral poco notorio, 5-6 poros amarillentos en machos y hembras.
Dorso grisáceo, con escamas finamente punteadas de negro y manchas transversas oscuras de escamas negras y azuladas, que se continúan en la cola; en la región posthumeral dos grandes manchas negras, a veces bordeadas de carmín, correspondientes a un área densamente granular. Vientre blanquecino sucio, con manchas redondas grisáceas, más oscuras en la garganta. Patrón dorsal más atenuado en las hembras, que carecen de mancha posthumeral y de pigmentación ventral.

Hábitat y comportamiento: Lagarto crepuscular de ambientes desérticos y halófilos, de Atriplex, Prosopis strombulifera, Heterostachis, Plectrocarpa, etc., sometidos a periódicas inundaciones durante las lluvias de verano. Hace cuevas algo oblicuas, profundas 20-25 cm, en las cimas de los montículos que se forman alrededor de las escasas matas de los salitrales. Son muy resistentes al calor, sobreviviendo expuestos a temperaturas de 45ºC (en tanto 40ºC ya resultan letales para la mayoría de los Liolaemus). La reproducción se inicia en época temprana. En septiembre, en Encón (San Juan), se observaron parejas activas en las dunas: el macho describía en sus cortejos rápidos rodeos en torno de la hembra. Ovíparos, ponen hasta 7-8 huevos en una sola postura, de 12-13 mm largos. Su dieta de desertícola está integrada por artrópodos, con buen porcentaje de hormigas. Muy agresivos y mordedores cuando se los toma o molesta.

Distribución: Desde La Pampa, en la región occidental árida y arenosa, en Mendoza a lo largo del Desaguadero y San Juan, hasta la zona árida meridional de La Rioja donde es simpátrica con pseudanomalus (Ischigualasto).
En nuestra provincia es común hallarlo en el Salitral de La Perra, cerca de Puelén.

Liolaemus austromendocinus Cei, 1974

Sinónimos:
Liolaemus austromendocinus Cei, 1974

Nombre vulgar: lagarto de las piedras
Tamaño: 10 cm.
Descripción: Forma grande y corpulenta, con pliegues laterales del cuello ensanchados, cola gruesa y patrón de coloración poco notable.
Cuerpo particularmente robusto, con cabeza alargada puntiaguda, menor que l/4 de su longitud. Extremidad posterior larga, pasando la axila; cola cilindrocónica, gruesa, una vez y l/2 más larga que el cuerpo, autotómica. Narinas laterales, separadas por una escama de la rostral, menor que la mental, subtriangular y en contacto con 4 escamas; 4 postmentales irregulares. Región lateral del cuello muy granuloso, más ancha que la cabeza, con hondos pliegues transversales que hacen poco evidente el pliegue longitudinal. Abertura auditiva rectangular algo oblicua, con borde anterior de escamas cónicas muy irregulares. Lepidosis cefálica de escamas grandes, irregulares, poco abultadas.

Hábitat y comportamiento: Especie vivípara e insectívora, simpátrica con elongatus, pero ocupando de preferencia biotopos de roquedales más xerófilos, como en Chachahuén y Auca Mahuida, sierras sumamente áridas, con arenales muy calurosos en el verano. No llega a altitudes superiores a los 2000 m, siendo reemplazada más arriba por elongatus.

Distribución: Desde el departamento de San Carlos (Al Hondo) en Mendoza, al norte, hasta la cuenca de Añelo y río Neuquén al sur, a través de los relieves del Nevado, Payunia, y sierras de Chachahuén en Mendoza y Auca Mahuida en Neuquén.
En La Pampa se encuentra en el oeste, en ambientes saxátiles.


Liolaemus darwinii (Bell, 1843) sensu lato!

Sinónimos:
Proctotretus darwinii Bell, 1843
Leiolaemus darwinii Gray, 1845
Eulaemus darwinii Girard, 1857
Liolaemus darwiniii Boulenger, 1885
Liolaemus darwinii Müller & Hcllmich, 1938
Liolaemus darwinii Peters & Donoso Barros, 1970
Liolaemus darwini Cei, 1986

Nombre vulgar: lagartija
Tamaño: 6,5 cm.
Descripción: Lagartija esbelta de mediano tamaño; cola y extremidades largas; patrón de coloración dorsal de manchas simétricas oscuras y claras desde el borde posterior del ojo hasta la cola, que presenta manchas bilaterales casi en zig-zag; dimorfismo sexual evidente y fuertes áreas pigmentadas ventrales oscuras en el macho; manchas negras antehumerales variables.
Cabeza 1/5 del cuerpo; narinas laterales más cerca de la punta del hocico que del ojo; escama nasal separada por una escama de la rostral, más ancha que la mental. Cola casi el doble del cuerpo, muy autotómica como en todas las especies del grupo. La extremidad posterior estirada alcanza la espalda; la anterior se acerca a las ingles. Abertura auditiva vertical cuadrangular, con escamitas cónicas en su borde anterior, granulares en el posterior. Escamas dorsales lanceoladas, imbricadas y regularmente quilladas; laterales subimbricadas. Ventrales cuadrangulares lisas e imbricadas, subiguales a las dorsales. Alrededor de la mitad del cuerpo 52-60 hileras de escamas. Parche femoral muy sobresaliente en el macho, menos en la hembra.
Coloración: fondo dorsal gris-amarillento, con escasas escamas azules, a veces lateralmente purpurino o más amarillo, principarlmente en los machos, menos evidente en las hembras (dimorfismo sexual); 12 series de manchitas negras ribeteadas de blanco detrás, trasversas, interrumpidas dorso-lateralmente por dos bandas blancas, o blanco-amarillentas, paralelas en ambos costados, que salen de la región ocular atenuandose hacia la cola. Una mancha negra humeral. Faz ventral blanquecina, a veces casi inmaculada, más a menudo con manchas o retículos grisáceos, acentuados en la garganta que puede ocasionalmente presentar un fondo amarillo. Áreas simétricas de escamas muy pigmentadas en la región coxal y humero-pectoral en los machos, con significado de carácter sexual; En la hembra hay un patrón general parecido, atenuado, con manchas humerales poco evidentes, variables según las poblaciones.

Hábitat y comportamiento: Las poblaciones del área de la forma nominal y las del norte han sido suficientemente estudiadas, a la vez por su ecología y su actividad reproductiva. Son insectívoras (prevalentemente mirmecófagas) y ovíparas (5-6 huevos en cada postura, largos unos 1,2 cm). La actividad reproductiva se inicia a finales de Agosto y culmina en el verano. L. darwini posee un elevado poder de adaptación para los más distintos ambientes, pero se lo considera un muy significativo elemento del Monte. Formas del grupo flléticamente afines son más especializadas para biotopos patagónicos (L. boulengeri) o preandinos (L. uspallatensis). Aparece notable su amplia variación en altitud, desde el nivel del mar a 2500 m.

Distribución: es muy amplia abarcando tipicamente la formación del Monte, desde Salta hasta Chubut. En nuestra provincia se lo encuentra frecuentemente en el centro y el oeste, siendo hallado en ocaciones en áreas ecotonales con el espinal.

Liolaemus darwini sensu lato (en sentido amplio) es una superespecie de muy amplia dispersión y con probables procesos evolutivos en curso. Está actualmente en estudio por Etheridge, quien ya separó un nuevo taxon (Liolaemus laurenti) e identificó para las comarcas del NOA otras entidades poblacionales con rasgos morfológicos propios, aún no publicadas. Podemos anticipar que son reconocibles por lo menos cuatro formas desde los Llanos de La Rioja hasta los límites norte de la distribución. Futuros estudios podrán dar luz a estos interrogantes, con el reconocimiento de nuevos taxas, probablemente algunos para La Pampa.


Liolaemus wiegmanni (Duméril & Bibron, 1837)

Sinónimos:
Proctotretus Wiegmannii Duméril & Bibron, 1837
Proctotretus Wiegmannii Bell, 1843
Pt ychodeira Wiegmanni Fitzinger,1843.
Leiolaemus Wiegmannii Gray, 1845
Rhytidodeira wiegmanni Girard, 1857
Ortholaemus fitzroii Girard , 1857
Liolaemus (Ptychodeira) wiegmanni Steindachner, 1867
Liolaemus wiegmannii Boulcnger, 1885
Liolaemus wiegmannii Peters & Donoso Barros, 1970

Nombre vulgar: lagartija
Tamaño: 6,4 cm
Descripción: Lagartija de pequeño o mediano tamaño, esbelta; caracteres diagnósticos los del grupo, escamas dorsales quilladas, imbricadas, con coloración de fondo grisáceo, bandas longitudinales blanquecinas, manchas negras simétricas trasversas y numerosas escamas azules en los flancos.
Cabeza más larga que ancha, menos que l/4 de la longitud del cuerpo. Hocico relativamente acuminado, con narinas latero-dorsales cerca de su punta. Cola más larga que el cuerpo, fuertemente autotómica; la extremidad posterior estirada pasa la axila, la anterior pasa apenas la mitad del cuerpo. Abertura auditiva elíptica, con borde anterior de escamitas blancas, posterior granular. Escamas dorsales grandes, particularmente las paravertebrales, quilladas, imbricadas, haciéndose más pequeñas en los flancos. Escamas gulares anteriormente redondeadas, lanceoladas y erizadas en la región del pliegue hemigular poco evidente. Ventrales cuadrangulares, imbricadas, subiguales a las dorsales; caudales rectangulares quilladas, mucronadas en su parte distal. Escamas parecidas a las dorsales en las extremidades: granulares en la parte inferior de brazo y muslo, en cuya área posterior se destaca el "parche femoral" abultado en los machos; poros preanales 6-8 en los machos. Coloración grisácea con una docena de series de manchas negruzcas trasversas, anteriormente ribeteadas de blanco, cortadas por dos estrías blanquecinas desde la región superciliar hasta la cola; una línea clara más baja, casi al límite de las ventrales. Cabeza color ocre oscuro con puntos y marcas negruzcas. Extremidades con bandas oscuras confusas; vientre blanquecino, casi inmaculado. En los flancos presencia de escamas azules, a veces abundantes, y anaranjadas. La garganta de los machos aparece intensamente colorada de amarillo. Hay dimorfismo sexual notorio; la coloración de las hembras es más atenuada y sombría, casi sin escamas azules.

Hábitat y comportamiento: A pesar de la aparente variedad de los ambientes colonizados, sus preferencias van en efecto a las formaciones abiertas, con vegetación psamófila de pastos (Spartina, Panycum, Senecio, etc.) y arbustos ralos (Dodonea, Acacia), particularmente en dunas de reducida envergadura. Sus costumbres de saurio diurno y terrestre evidencian una estrategia de predador "sedentario", abrigándose en refugios ocasionales o enterrándose bajo finas capas de arena entre la vegetación más densa. Aparentemente es una forma capaz de una relativa adaptación a nuevas condiciones ambientales debidas a intervención antrópica y a disclimax. L. wiegmanni es ovíparo: su ciclo reproductivo comienza en primavera extendiendose hasta principios del verano; en el comienzo del otoño son abundantes los juveniles siendo los adultos escazos. El período de recesión gonádica se extiende durante el final de verano y en otoño en las hembras, sólo al final del verano en los machos. En las hembras se observa la simultánea presencia de huevos en oviducto y de folículos vitelogénicos en estado avanzado en el mes de Octubre. Esto sugiere que puedan verificarse varias y seguidas postura en el curso de una misma estación reproductiva.

Distribución: Muy extensa, desde el sur de Brasil, en todo Uruguay, Corrientes, Entre Ríos, prov. de Buenos Aires hasta el sur de Bahía Blanca; en La Pampa, San Luis, Mendoza, Córdoba, Catamarca (Depto. Andalgalá), Tucumán (Depto. Trancas: Sierra Medina), Salta (Depto. Candelaria) y Jujuy (Sierra Santa Barbara). Enigmática la presencia de esta especie en la isla Asunción, cerca de la costa de África. En nuestra provincia está ampliamente distribuida tanto en la llanura pampeana, el espinal y el monte.

Especie dedicada al bien conocido herpetólogo Wiegmann.

Liolaemus gracilis (Bell, 1843)

Sinónimos:
Proctotretus gracilis Bell, 1843
Leiodeira gracilis Gray, 1845
Pthychodeira (Proctotretus) gracilis Girard, 1858
Liolaemus gracilis Boulenger, 1885
Liolaemus gracilis Peters & Donoso Barros, 1870

Nombre vulgar: lagartija
Tamaño: 5,5 cm.
Descripción: Forma usualmente pequeña; total ausencia de pliegues trasversales en el cuello; lepidosis de escamas fuertemente quilladas; bandas dorso-laterales claras netas, no más anchas de dos escamas, carácter que la distingue de bibroni, fuscus, bitaeniatus, sanjuanensis, saxatilis, junto con la falta de pliegues trasversos en el cuello.
Cabeza casi 1/5 de la longitud corporal y cola casi el doble. La extremidad posterior estirada pasa la axila; la anterior la mitad del cuerpo. Hocico subtriangular, puntiagudo: narinas laterales más próximas a su punta que al ojo; abertura auditiva grande, elíptica, con 2 escamas blancas triangulares en su borde anterior y gránulos en el posterior. Escamas cefálicas regulares y lisas, con numerosos poros sensoriales anteriores. Dorsales lanceoladas, quilladas y mucronadas, más grandes que las ventrales rómbicas, lisas e imbricadas; 4 poros preanales en el macho. Alrededor de la mitad del cuerpo 30-45 escamas.
Coloración dorsal grisáceo-ocre, a veces con línea vertebral fina negruzca. A esta banda central, de 6-8 escamas, sigue en los costados una banda clara angosta (2 escamas), bordeada superiormente por una estría oscura (1 escama), interiormente por una ancha banda pardo-rojiza (3-4 escamas), a veces con manchas irregulares oscuras y delimitada hacia la región ventral por otra línea blanca sutil y borrosa. Faz ventral blanquecina inmaculada, con matices rojizos o parduscos en sus margenes con la línea blanca inferior. La banda vertebral negruzca y la banda lateral pardo-rojiza se prolongan confusamente en la cola.

Hábitat y comportamiento: Especie de matorrales y campos abiertos, hasta en lugares salobres. Insectívora y ovípara. No hay muchos datos sobre su reproducción y ecología.

Distribución: Una característica forma del Monte que llega desde Chubut a los Departamentos del Sur de Catamarca colindantes con La Rioja. En La Pampa ha sido coleccionada y observada al oeste en la región del monte, en escasas oportunidades; estando también presente en el espinal.

El nombre de la especie alude a su porte esbelto y delgado.


Liolaemus boulengeri Koslowsky, 1898

Sinónimos:
Liolaemus Boulengeri Koslowsky, 1898
Liolaemus micropholis Werner, 1910
Liolaemus boulengeri Peters y Donoso Barros, 1970
Liolaemus boulengeri Cei, 1973

Nombre vulgar: lagartija
Tamaño: 7,5 cm.
Descripción: Lagarto mediano, fornido, con patrón dorsal de manchas oscuras bordeadas de blanco algo asimétricas, esparcido de escamas azules.
Cuerpo robusto, con cabeza menor de l/4 del largo del cuerpo, con narinas dorsolaterales grandes, separadas por una escama de la rostral, más ancha que la mental. Extremidad posterior larga, sobrepasando ampliamente la axila. Región lateral del cuello granuloso, con pliegues longitudinal y transversos hundidos; abertura auditiva ovalada, bordeada de gránulos. Cola más larga que el cuerpo, autotómica. Dedos inferiormente carenados, con uñas claras, largas y curvas. Parche femoral evidente, más abultado en los machos; hasta 12 poros amarillentos en los machos.
Coloración muy variable. Patrón fundamental de fondo moreno o pardusco, con escamas azules esparcidas, sin formar verdaderas manchas; 12 series transversas de 4 manchas oscuras groseramente rectangulares bordeadas de blanco y fusionadas en la cola en bloques irregulares con aspecto de gotas o en una línea continua. Ventralmente blanquecino, con matices azules o rojos en poblaciones del extremo sur, con manchas grises confusas, más densas en la garganta; a veces depósitos borrosos de melanina en la región abdominal o en la región gular, sin determinar collares.
Hay variación geográfica. Las poblaciones de Santa Cruz presentan fondo más rojizo-ocre, vientre amarillento y manchas más redondas, delineadas, a veces asimétricas; las de Chubut exhiben claramente el patrón arriba descrito, con fuertes matices azules o rosados, particularmente en la garganta; las del sur de Mendoza, un patrón dorsal individualmente muy variable, hasta la fusión o casi desaparición de las manchas.

Hábitat y comportamiento: Lagarto ovíparo patagónico, o del ecotono Monte-Patagonia. Ocupa diferentes nichos: pedregales meteorizados, coironal de Stipa, Festuca, Mulinum, Verbena, ambientes arenosos, etc. Corre ágilmente entre las matas, refugiándose, como buen excavador, entre las raíces de las matas mayores. No se han efectuado estudios detallados sobre su reproducción y ecología.

Distribución: Desde el sur de Santa Cruz, siguiendo las formaciones patagónicas, en todo Chubut, Río Negro y Neuquén; pasa el río Colorado, extendiéndose en Mendoza hasta el río Diamante.
En nuestra provincia se lo a coleccionado muy pocas veces en el noroeste (La Humada)


Género Stenocercus Duméril y Bibron, 1837

Los rasgos somáticos de este género lo caracterizan notablemente.
Todas las escamas cefálicas son carenadas y la interparietal de pequeño tamaño; en la línea vertebral y en los pliegues laterales hay escamas agrandadas y erizadas con aspecto de crestas; en la región cloacas las escamas posteriores son excepcionalmente expandidas y salientes; no hay pliegue gular y resultan ausentes los poros precloacales o femorales; los dedos son inferiormente carenados; la cola es subcilíndrica, con escamas no verticiladas; los dientes laterales son tricuspídeos y existen dientes pterigoideos. Ecológicamente los Stenocercus son terrícolas, no muy especializados y poco frecuentes, desde el sur de Brasil a la Patagonia.


Stenocercus pectinatus Duméril y Bibron, 1837

Sinónimos:
Proctotretus pectinatus Dumeril y Bibron, 1837
Liolaenius (Proctotretus) pectinatus Fitzinger, 1843
Ptygoderus pectinatus Gray, 1845
Proctotretus pectinatus Girard, 1857
Proctotretus splendidus Girard,. 1857
Sacodeira pectinata Boutenger, 1885
Proctotretus pectinatus Koslowsky, 1898
Proctotretus pectinatus Peters y Donoso Barros, 1970
Stenocercus pectinatus Frost, 1992

Nombre vulgar: lagartija collareja
Tamaño: 8 cm
Descripción: Especie de mediano tamaño, alargada, con lepidosis de grandes escamas mucronadas e hirsutas, escamas posteriores alargadas en la cloaca y patrón dorsal de manchas oscuras de contorno neto, simétricas y regulares.
Cuerpo esbelto, con cabeza contenida más de 4 veces en la longitud del cuerpo. Cola más larga que el cuerpo, autotómica. Cuello angosto, con un breve pliegue longitudinal; un pliegue antehumeral determina un profundo "bolsillo" internamente granular. No hay pliegue gular. Abertura auditiva redonda, parcialmente escondida por las escamas triangulares de su borde anterior. Lepidosis cefálica completamente de escamas aquilladas. Lepidosis dorsal de escamas aquilladas anchas, densamente imbricadas y mucronadas, algo más grandes en la cola y más pequeñas en los flancos, por debajo de la cresta lateral. Todas las escamas aquilladas, superiormente, en las extremidades: inferiormente irregulares y lisas, tan como en la faz ventral, donde se destaca el borde de la cloaca, por sus insólitas escamas agrandadas.
La coloración dorsal presenta fondo castaño claro, con 8-9 series de 3 manchas transversas castaño oscuro, nítidas e irregularmente redondeadas, ribeteadas posteriormente de blanco, distribuidas de una a otra cresta blanca de los costados; en la cabeza hay tres bandas transversas nítidas, castaño oscuro, alternadas con bandas claras. Este patrón se observa más bien en las hembras. En los machos el fondo es más claro, casi blanquecino y un color verde brillante se impone en la región cefálica, en las manchas dorsales y en varios puntos de las extremidades; ventralmente se observa en la región gular una banda anaranjada, nítida y vivaz.

Hábitat y comportamiento: No estudiada todavía con mucho detalle. Según Gallardo (1966) es una lagartija de ambientes abiertos, lomas asoleadas con pasto corto, en las cercanías de las vizcacheras, o en biotopos arenosos como los costeros. Insectívora, contribuye a la distrucción de la tucura, ortoptero dañino para los cultivos; ovípara, las hembras con huevos ya maduros se hallan desde noviembre a febrero.

Distribución: Desde el sur de Brasil y Uruguay hasta el sur patagónico (Puerto Deseado), en especial frecuente en Río Negro y Bahía Blanca, extendiéndose al oeste aparentemente hasta Mendoza, donde es sumamente raro; más al norte existe en toda La Pampa, San Luis y áreas limítrofes de Córdoba, donde se encuentra en las sierras.
En nuestra provincia se lo encuentra en la estepa pampeana y en el espinal.


Familia G e k k o n i d a e Gray, 1825

Repartida en varias subfamilias afines, la familia Gekkonidae queda hoy como representante del infraorden Gekkota, una importante y muy antigua rama evolutiva de los Lacertilia, ya presente con fósiles excepcionalmente conservados en las calizas del Jurásico Superior de Eurasia.
Son caracteres osteológicos notorios de Gekkonidae: cráneo deprimido con huesos delgados; nasales notables; frontal único o con sutura reconocible. Las extremidades son bien desarrolladas y pentadáctilas; en los dedos adquieren singular interés las lamelas inferiores, extraordinariamene diferenciadas, aquilladas, denticuladas o modificadas en ventosas u órganos adhesivos; las membranas interdigitales de algunas formas sirven para conseguir una mayor superficie de contacto, nunca para nadar, pues todos los geckónidos aborrecen el medio acuático. Son igualmente útiles, para las especies semiarborícolas las expansiones cutáneas laterales que les ayudan para aterrizar mejor en sus descensos.
La cola sirve a menudo como reserva de grasas, pero es fuertemente autotómica: de regeneración rápida, si bien fuecuentemente irregular. La lengua, carnosa y moderadamene protráctil, es débilmente escotada en su parte anterior; los ojos grandes, aptos para la vision crepuscular nocturna, tienen pupila vertical diversamente escotada y, analogamente a las serpientes, poseen párpados transparentes y prácticamente fijos: todavía, en algunos géneros, se conocen formas de transición a los párpados móviles. La abertura auditiva es visible, pero el tímpano generalmente profundo: es bien conocida la peculiar disposición de estos saurios para emitir sonidos de singular intensidad y frecuencia. Típicamente ovíparos, los geckónidos dejan sus huevos de cáscara resistente al abrigo de piedras o en las grietas. No muy dimórficos por su coloración y lepidosis, granular o de escamas cicloidales, los sexos se reconocen por diferencias en tamaño y por los poros femorales o precloacales, ausentes en las hembras. Solamente algunas especies de los géneros Homonota y Phyllopezus representan a esta familia en la República Argentina.


Género HOMONOTA Gray, 1845

Comprende en su mayoría formas terrícolas argentinas, desde el estrecho de Magallanes a los límites con Paraguay, extendiéndose en Uruguay y sur de Brasil, muy dudosamente hasta Matto Grosso. Caracteres diferenciales del género son: dedos no dilatados, unguiculados pero sin estuche terminal, con lamelas inferiores lateralmente no denticuladas; segundo ceratobranquial presente; pupila vertical festoneada; lepidosis dorsal homo o heterogéneo; región supraocular granular; ausencia de poros femorales o precloacales.


Homonota underwoodi Kluge, 1964

Sinónimos:
Homonota underwoodi Kluge, 1964
Homonota underwoodi Vanzolini, 1968

Nombre vulgar: gecko o culebrina de los arenales
Tamaño: 5 cm
Descripción: Especie desertícola esbelta y alargada, de cola delgada, con coloración clara y bandas o barras breves longitudinales marrón oscuro.
Cuerpo esbelto y proporcionado, con cuello angosto y cabeza aplanada, contenida cuatro l/2 veces en la longitud corporal. Hocico redondeado; rostral más ancha que alta, con surco posterior profundo; narinas angostas, casi terminales. Ojo grande, con pupila vertical no festoneada. Lepidosis dorsal de escamas redondas, lisas e imbricadas, de diámetro mayor hacia los costados, pero siempre más pequeñas que las ventrales, redondeadas, lisas y regularmente imbricadas, totalmente carentes de cromatóforos. Dedos cilíndricos con lamelas infradigitales lisas y uñas cortas
Coloración dorsal ocre o blanquecino amarillento, con dos bandas marrón oscuro paralelas desde el hocico hacia la parte posterior del cuerpo, por arriba del ojo y de la mandíbula, respectivamente, haciéndose borrosas antes de las ingles. Dorsalmente barras breves del mismo color, irregulares, orientadas hacia la región vertebral. Cola y extremidades manchadas de marrón oscuro. Vientre inmaculado, blanquecino.

Hábitat y comportamiento: Insectívoro y ovíparo, este gecko vive en hábitats de gran sequedad ambiental, expuesto a muy elevadas temperaturas durante el verano, a veces de 50º o 56ºC en la superficie del suelo, al sol. Se abriga bajo las piedras, en los aparatos radiculares de ciertos arbustos o en cuevas ocasionales en el terreno arenoso, a veces junto con escorpiones y arácnidos sicáridos. Es un elemento de los más característicos de las biocenosis psamófilas del Monte, junto con Liolaemus cuyanus, L. darwini, L. anomalus, Cnemidophorus longicaudus y Liophis sagittifer.

Distribución: En las áreas más áridas y psamófilas del Monte, en San Juan, zonas limitrofes de La Rioja, Mendoza, La Pampa occidental. Al norte hasta Chilecito, La Rioja; probablemente debe hallarse también en el sur de Catamarca y en el oeste de San Luis.
En nuestra provincia se han coleccionado pocos ejemplares en áreas arenosas del oeste (Limay Mahuída, Puelén, Gobernador Ayala).


Homonota fasciata Duméril y Bibron, 1836

Sinónimos:
Gymnodactylus horridus Burmeister, 1861
Gymnodactylus mattogrossensis Berg, 1895
Gymnodactylus horridus Liebermann, 1939
GymnodactyIus mattogrossensis Liebermann, 1939
Wallsaurus horridus Underwood,. 1954
Homonota horrida Kluge (partim), 1964

Nombre vulgar: gecko o culebrina
Tamaño: 6 cm
Descripción: De tamaño mediano, con lepidosis de grandes escamas aquilladas dispuestas en series oblicuas convergentes hacia la línea vertebral a lo largo de todo el cuerpo; coloración de anchas bandas oscuras transversas bilaterales.
Cuerpo robusto, cabeza anteriormente deprimida, alargada, con cuello angosto, contenida casi 4 veces en la longitud corporal. Ojos grandes, redondos, con pupila vertical poco escotada lateralmente. Escamas ventrales en series algo irregulares, algo heterogéneas, lisas e imbricadas, redondeadas o rombales, muy finamente esparcidas de cromatóros. Superficie superior de la cola con grandes escamas triangulares, aquilladas y sobresalientes, verticiladas. Dedos cilíndricos recubiertos por escamas levemente aquilladas, inferiormente con lamelas lisas; uñas muy cortas, en garra. Extremidades más largas: la posterior alcanza la axila, la anterior pasa la mitad del cuerpo.
La coloración es muy variable, también en vida, por el juego de los cromatóforos. Fondo dorsal ocre o grisáceo; cabeza color pardusco unido; anchas bandas bilaterales paralelas casi rectangulares más oscuras, castaño o negruzcas. Vientre blanquecino.

Hábitat y comportamiento: Un geckónido muy conocido y versátil, ocupando nichos ecológicamente muy distintos: desde las habitaciones humanas a los roquedales de montaña, hasta unos 2000 m, desde biotopos subtropicales a los ambientes más áridos de las regiones del oeste. Se halla más frecuentemente bajo las piedras; es obviamente insectívoro y ovíparo: el diámetro mayor de huevos puestos en noviembre en Alvear, sur de Mendoza, alcanzaba unos 12 mm. Por su antropofilía Homonota horrida es relativamente conocida y desgraciadamente perseguida por miedo o injustificada superstición, como los geckónidos de Europa. Además del nombre vulgar hispánico de "salamanca" recibe en el noroeste argentino la denominación de "utútu", de origen indígena.

Distribución: Muy amplia: desde el alto Valle del río Negro y el sur de La Pampa hasta el noroeste argentino y zonas limítrofes de Paraguay y Bolivia; al este hasta Santa Fé, siendo reemplazada en Uruguay por una especie parecida, Homonota uruguayensis.
En nuestra provincia esta ampliamente distribuida.


Familia Gymnophthalmidae Merrem, 1820

Varias decenas de géneros y unos 140 taxa a nivel específico o subespecífico evidencian la expansión evolutiva de los Gymnophthalmidae. La distribución de estos pequeños lagartos es fundamentalmente tropical y subtropical, ocupando vastas áreas en las regiones andinas, en Venezuela, Guayanas, Brasil, Paraguay y muchas zonas limítrofes de Bolivia y Argentina. Algunos géneros se hallan también en Centro-America, de los cuales Gymnophthalmus llega hasta el norte de México: especies de Bachia y Gymnophthalmus viven en las Antillas. El origen de esta rama de lacertiformes teiioideos parece ser de lejano ancestro neotropical cenozoico, habiendo ocurrido una invasión secundaria de las tierras en emersión de Centro-América luego del establecimiento de un "puente faunístico" con el istmo pliocenico de Panamá. La distribución actual es seguramente el reflejo de los eventos del Pleistoceno y sus sucesivas crisis pluvio-glaciales.

Los Gymnophthalmidae no son un grupo de fácil estudio: varios taxa permanecen raros o poco conocidos, otros están en revisión, las diferencias intragenéricas son muy notables. Sus caracteres sinapomórficos son prácticamente casi todos osteológicos y variables en los múltiples géneros de la familia: como la perdida del foramen parietal, la proyección de las prolongaciones del frontal sobre la superficie superior del parietal, la perdida del segundo epibranquial y otras modificaciones o reducciones del aparato hioídeo, la fusión de esternón y xiflesternón, etc. Se ha señalada la presencia de espinas calcificadas en las ornamentaciones del hemipenis. Para una directa identificación de estos lagartos, la condición morfológica más evidente y peculiar queda pues, la completa separación de las escamas nasales, asegurada por una o dos frontonasales. Estos y otros caracteres de lepidosis o somáticos serán puestos mejor en relieve en el sucesivo examen de los escasos representantes de los microteiidos en la Argentina: Opipeuter xestus, Pantodactylus schreibersi y Vanzosaura rubricauda.


Género PANTODACTYLUS Duméril y Bibron, 1839

Un género con dos pequeñas especies, ambas al este de los Andes y al sur de 10º de latitud sur: la especie schreibersi, de mayor dispersión geográfica, es aparentemente subdividida en subespecies regionales, de las cuales la forma nominal llega a la Argentina desde el sur de Brasil, Uruguay y Paraguay. En su morfología exterior son lagartijas no llamativas, muy delgadas, con extremidades cortas pentadáctilas cola cilíndrica larga, con lengua no muy prolongada, lanceolada: los dientes laterales son comprimidos y bi-tricuspídeos, el tímpano bien visible, un pliegue gular evidente y los párpados bien desarrollados, el inferior con una gran placa transparente única. La lepidosis cefálica presenta escudos grandes y regulares: las nasales son separadas por la frontonasal; la narina se abre en el centro de la nasal; hay prefrontales y frontoparietales. La lepidosis dorsal se caracteriza por escamas largas e imbricadas, lanceoladas y aquilladas. Ventralmente hay cuatro series longitudinales de anchas placas cuadrangulares lisas. La región precloacal posee pocas y grandes escamas, lisas y ensanchadas. Ecológicamente los Pantodactylus son muy versátiles: desde biotopos de selva, entre la hojarasca húmeda, a diferentes ambientes pedregosos con pajonal, abiertos y ventilados, como en las sierras de San Luis y Córdoba.


Pantodactytus schreibersi schreibersi (Wiegmann, 1834)

Sinónimos:
Cercosaura Schreibersii Wiegmann, 1834
Pantodactylus d'Orbignyi Duméril y Bibron, 1839
Pantodactylus bivittatus Cope, 1863
Pantodactylus schreiberii Boulenger, 1885
Pantodactylus schreibersii schreibersii Ruibal, 1952
Pantodactylus schreibersii schreibersii Peters Y Donoso Barros, 1970

Nombre vulgar: lagartija cola larga
Tamaño: 4 cm
Descripción: Lagartija esbelta y delgada, con cola larga y extremidades cortas, escamas dorsales distintamente aquilladas y patrón de coloración dorsal oscuro, con una línea vertebral negruzca y una línea clara en los costados.
Cuerpo esbelto algo deprimido, con cabeza contenida 4 l/2 veces en su longitud, desde hocico a cloaca. Cola casi el doble del cuerpo: las extremidades posteriores alcanzan poco más de la mitad del mismo. Abertura auditiva redondeada, rodeada por gránulos; pliegue gular disimulado por debajo de las grandes placas que lo recubren. Cuatro series longitudinales de escamas cuadrangulares grandes y lisas se continúan ventralmente hasta la región precloacal, principalmente escudada por dos escamas agrandadas.
En la lepidosis dorsal se notan escamas angostas, lanceoladas y aquilladas. Los dedos presentan una doble hilera longitudinal de tubérculos en su superficie inferior; las uñas son muy cortas y en garra. Reducido es el número de los poros femorales: 4 de cada lado en los machos, 2 en las hembras.
La coloración dorsal es castaño clara, con una línea vertebral negruzca y dos líneas blancas, de dos escamas cada una, desde la región temporal a la cola donde se continúan. Región abdominal blanquecina, con escamas moderadamente pigmentadas, pudiendo haber ejemplares de vientre maculado.
.
Hábitat y comportamiento: Insectívoros, pero con elevado porcentaje de isópodos (bichos bolita) en su dieta. Datos sobre su reproducción se deben a Gallardo (1977): la puesta de huevos de unos 9 mm de largo se verificaría a fines de noviembre o en diciembre. En las sierras de San Luis y Córdoba vive bajo piedras en laderas con vegetación baja: en la selva tucumana entre detritos vegetales y hojarasca. Uno de sus principales enemigos parece ser la culebra Oxyrhopus rhombifer.

Distribución: Desde el noroeste argentino a la Prov. de Buenos Aires y Entre Ríos, o a la Prov. de San Luis al sur: hasta una altura de 1500 m o más. No se halla en las zonas áridas al oeste de las sierras de San Luis.
En nuestra provincia se lo encuentra en la estepa pampeana y en el espinal.


Género TEIUS Merrem, 1820

Considerado por mucho tiempo género monotípico, es inconfundible por una peculiaridad anatómica única: solamente 4 dedos en el pie, siendo el quinto atrofiado. Lengua moderadamente larga, no retráctil, posteriormente ancha y escotada, dientes laterales bicuspídeos, comprimidos transversalmente; grandes y regulares placas cefálicas; narina en la nasal anterior; párpados desarrollados; tímpano grande y descubierto; escamas dorsales pequeñas; ventrales con placas subcuadrangulares largas y lisas, en series ordenadas; doble collar gular; poros femorales presentes; cola de sección circular-cuadrada.


Teius oculatus (D'Orbigny y Bibron, 1837)

Sinónimos
Ameiva oculata D'Orbigny y Bibron, 1837
Acrantus viridis Duméril y Bibron, 1839
Acrantus teyou Gray, 1845
Ameiva caelestis D'Orbigny y Bibron, 1847
Teius teyou Hensel,. 1867
Dicrodon caelestis, Peters, 1869
Teuis teyou Boulenger, 1885
Teius teyou teyou Müller, 1928
Teius teyou Gilboa, 1975
Teius teyou Cei, 1980
Teius oculatus Cei y Lescure, 1985

Nombre vulgar:lagarto verde
Tamaño: 12 cm
Descripción: De tamaño grande, robustos, con extremidades moderadas y cola larga, cabeza pesada, semicírculos orbitarios granulares muy notorios, lepidosis dorsal homogénea, con granulos diminutos; 8 hileras longitudinales de placas ventrales; 12-18 poros femorales. Coloración dorsal de fondo verdoso con manchas oscuras dorsolaterales, dos bandas de 1-2 escamas de ancho, blancas o amarillentas; ventralmente blanco inmaculado.
Cabeza más ancha y menos prolongada, contenido casi 5 veces en la longitud del cuerpo; la extremidad posterior alcanza apena la axila; la cola es muy larga.

Hábitat y comportamiento: Forma de biotopos relativamente húmedos, con preferencias de ambientes más mesófilos, haciendo cuevas sofisticadas bajo troncos caídos, piedras u otros objetos en zonas húmedas y pedregales con vegetación arbustivo. Presentan complicados cortejos nupciales, copulación y postura. Los huevos serían puestos bajo piedras o en nidos sociales de hormigas, como Acromyrmex, en masas de 6-8 huevos en cada postura; se aprovecharía de la humedad y temperatura relativamente constantes de dichos nidos para su desarrollo. Sus hábitos insectívoros determinan variaciones estacionales cuali-cuantitativas de dieta en el curso del año: siempre prevalecen coleópteros, ortópteros, termites y larvas; la componente de formicidos es relativamente baja. La estrategia de alimentación es la de buscador activo.

Distribución: Forma del litoral y pampeana. Desde el sur de Brasil en Uruguay, Misiones, Paraguay oriental, litoral del Chaco y Santa Fe, Entre Ríos y provincia de Buenos Aires. En Córdoba en la parte oriental del relieve serrano, y en la zona este de San Luis y La Pampa, siguiendo la distribución del "caldenar" y penetrando hasta San Rafael, en Mendoza. Hacia el sur alcanza Río Negro, y según datos más antiguos habría llegado hasta al río Chubut, donde hasta ahora no se volvió a encontrar.


Género CNEMIDOPHORUS Wagler, 1830

Comprende más de una cuarentena de formas con una dispersión enorme, desde Wisconsin en los Estados Unidos hasta Río Negro en la Argentina. Son lagartijas de menor tamaño que los otros Teiinae y de aspecto muy elegante y esbelto. Presentan escamas dorsales homogéneas, redondas y pequeñas; no más de 14 escamas ventrales, transversas y lisas, lengua no retráctil, angosta y bilobada, sin forro por detrás y con laringe ubicada junto a su parte posterior escamosa, caracteres que las distinguen de Ameiva; lepidosis cefálica de escamas grandes y regulares; párpados desarrollados, en algunas especies con placas cuadrangulares lisas en el párpado inferior como en Ameiva; collar gular completo, evidente; extremidad posterior pentadáctila; escamas caudales dorsalmente puntiagudas y lateralmente superpuestas, pero dorsalmente no puntiagudas y lateralmente paralelas en Ameiva; dientes laterales longitudinalmente comprimidos. El género Ameiva es sin duda el que más se acerca a estos teiidos, y con el cual ciertas especies han sido a menudo confundidas, en particular los ejemplares juveniles: los de C. lacertoides por ejemplo, taxon ahora más restringido a territorios meridionales por considerarse válido C. leachei Peracca, 1897 del noroeste argentino, ya su sinónimo.
En los Cnemidophorus es muy notable la tendencia a la partenogénesis que por otra parte cada vez se revela más como una tendencia biológica peculiar de la línea evolutiva de los teiidos, y paralelamente de los lacerados del Viejo Mundo. No se han hecho estudios al respecto en las formas argentinas, las que merecerían ser atentamente investigadas. Según autores recientes el mecanismo de sus procesos sería espontáneo, no de naturaleza híbrida. Poblaciones independientes evolucionarían hacia la pérdida progresiva de los machos, por razones aún no bien aclaradas, y se establecerían entre ellas complejos mosaicos uni y bisexuales, como ocurre por ejemplo en Sud América con C. lemniscatus de Venezuela y Amazonas. También los Gymnophthalinidae participan de esta tendencia.


Cnemidophorus longicaudus (Bell, 1843)

Sinónimos
Ameiva longicauda Bell, 1843
Cnemidophorus longicaudus Gray, 1845
Cnemidophorus multilineatus Philippi, 1869
Cnemidophorus longicauda Bocourt, 1874
Ameiva longicauda Liebermann, 1939
Cnemidophorus multilineatus Liebermann, 1939
Cnemidophorus longicauda Gallardo, 1966
Cnemidophorus longicaudus Peters y Donoso Barros, 1970

Nombre vulgar: lagartija de cola roja
Tamaño: 6,2 cm
Descripción: Especie de mediano tamaño, con cabeza más gruesa y extremidad posterior más larga; patrón de coloración con numerosas estrias longitudinales oscuras y claras sobre fondo rojizo.
Cuerpo muy alargado y delgado, con cabeza muy larga pero con masetero prominente y casi l/4 de su longitud. Cola más del doble del cuerpo; la extremidad posterior pasa la axila. Cuello angosto; un pliegue gular completo, con pocas hileras de escamas grandes, redondas, en su borde superior. La abertura auditiva es subtriangular, honda, con bordes granulosos.
La coloración dorsal de longicaudus en rojiza, con 5 estrías laterales de color ladrillo, de las cuales la penúltima es la más grande, alternadas con bandas blancas. La cola es totalmente rojiza; ventralmente blanquecino, inmaculado.

Hábitat y comportamiento: Como Teius se desplaza ágilmente en las horas más cálidas entre la vegetación del Monte, corriendo rápida de una mata a otra en busca de sombra. Prefiere zonas arenosas y muy áridas; excelente excavadora, proyecta ligeramente la arena con las extremidades posteriores: puede enterrarse en pocos segundos. Es una forma ovípara, y su alimentación prevalentemente insectívora.

Distribución: Una típica forma del Monte, desde Catamarca al norte hasta Río Negro al sur. Al oeste llega hasta la Precordifiera; al este en la región árida de La Pampa, y en la parte xerófila de San Luis y Córdoba, hasta los grandes salares.


Género TUPlNAMBIS Daudin, 1803

Reúne los lagartos de mayor tamaño del continente, fósiles ya desde el Terciario Inferior.
La definición del género se funda sobre los caracteres siguientes: lengua larga no escotada, invaginada en la base; rostral alta y puntiaguda, nasales en contacto sobre una línea mediana, narinas en la sutura entre las dos nasales; frontonasal única; escamas gulares redondeadas, pequeñas y lisas; abertura auditiva ovalada, descubriendo el tímpano; extremidades robustas, pentadáctilas; escamas dorsales muy pequeñas, ovaladas y convexas, yuxtapuestas; escamas ventrales lisas, rectangulares y regulares, yuxtapuestas; poros femorales presentes; cola cilindro-cónica; escamas caudales rectangulares, aquilladas, verticiladas, yuxtapuestas, una hilera transversa ventral correspondiendo a dos hileras dorsales; dientes maxilares y mandibulares triconodontes en los juveniles, molariformes en los adultos; premaxilares siempre triconodontes.
Esta combinación de caracteres somáticos y de lepidosis se mantiene prácticamente estable en las contadas especies de Tupinambis. Las diferencias a nivel específico, aparte la coloración, no son relevantes y explican o justifican en ciertos casos la relativa incertidumbre de una correcta identificación, especialmente en áreas de contacto o de limitada simpatría.


Tupinambis merianae (Duméril y Bibron, 1839)

Sinónimos:
Lacerta teguixin Linnaeus, 1758
Seps marmoratus Laurenti, 1768
Lacerta tupinambis Lacepede, 1788
Tupinambis monitor Daudin, 1802
Monitor meriani Blainville, 1816
Monitor (Tutor) americanus Goldfuss, 1820
Monitor teguixin Fitzinger, 1826
Podinema teguixin Wagler, 1830
Salvator Merianae Duméril y Bibron, 1839
Tupinambis teguixin Boulenger, 1885
Tupinambis teguixin (teguixin) Müller, 1968
Tupinambis teguixin teguixin Peters y Donoso Barros, 1970
Tupinambis teguixin Presch, 1973

Nombre vulgar: lagarto overo
Tamaño: 40 cm
Descripción: Teiido de gran tamaño, con extremidades posteriores largas, cabeza prolongada, escamas dorsales ovaladas muy pequeñas y coloración oscura con manchas transversales blancas.
Cuerpo de hasta 400 mm o más entre hocico y cloaca, con cola larga casi el doble y cabeza prolongada y esbelta, comprimida, sin particular desarrollo de la región del masétero y contenida aproximadamente 4 veces en la longitud del cuerpo. Extremidades posteriores largas, alcanzando el hombro. Dos grandes pliegues gulares, el inferior más hondo. Abertura autiditiva, pliegues en la región lateral del cuello y lepidosis cefálica y dorsal referibles a los caracteres generales del taxón Tupinambis. El patrón de coloración es bien característico. La cabeza es olivácea; el dorso es asimismo oliváceo, a veces muy oscuro, con bandas transversas negras y puntos negros intercalados; desde la nuca a la punta de la cola, y en las extremidades, manchas redondeadas blancas con tendencia a formar líneas transversales. Ventralmente amarillento con bandas negras transversas irregularmente quebradas; manchas negras irregulares en la garganta; bandas negras transversas en la superficie inferior de la cola.

Hábitat y comportamiento: Ha sido bien sintetizada por Gallardo (1977) y se puede considerar bastante conocida. Por su gran tamaño y agresividad las presas de merianae son ya animales de ciertas dimensiones, aves, pequeños mamíferos, además de insectos, moluscos, peces, anfibios y hasta frutas; el alimento preferido son los huevos, como todos nuestros mayores teiidos. Si son molestados, presentan un enérgico comportamiento intimidatorio y pueden llegar a morder con mucha eficacia o a golpear fuertemente con la cola, especialmente a los perros. Son óptimos nadadores, pudiendo quedar sumergidos mucho tiempo. Ovíparos: la postura ocurre en noviembre y en enero ya se halla a los recién nacidos, pero puede haber otra postura tardía a fines de marzo. Los huevos alcanzan un largo de 45 mm. Los Tupinambis parecen presentar hibernación en el período invernal.

Distribución: En las regiones noreste y pampeana de Argentina: Misiones, Corrientes, Entre Ríos, Santa Fé, Provincia de Buenos Aires. En Chaco llega hasta Pinedo, en contacto con rufescens; en La Pampa es frecuente en la zona oriental; en San Luis hasta El Morro, en Córdoba se halla en Río Cuarto y de allí hasta las sierras, como en Calamuchita. Además de la Argentina su área de distribución es amplia: Uruguay, sur de Brasil, zona costera de Brasil y gran parte de las regiones amazónicas.
Si bien varios autores la citan para nuestra provincia no se conoce fehacientemente con material de repositorio; es probable que se encuetre localmente extinguida.


Tupinambis rufescens (Günther, 1871)

Sinónimos:
Tejus rufescens Gunther, 1871
Tupinambis rufescens Boulenger, 1885
Tupinambis rufescens Peters y Donoso Barros,. 1970
Tupinambis rufescens (partim) Presch, 1973

Nombre vulgar:lagarto colorado
Tamaño: 42 cm
Descripción: Teiido de gran tamaño, con cabeza particularmente robusta, extremidades cortas y coloración dorsal rojiza, con manchas oscuras irregulares en series transversas.
Cuerpo de aspecto pesado, con cabeza ancha y región del masetero fuertemente desarrollada. Las extremidades posteriores alcanzan con dificultad o no alcanzan la axila; la cola es larga más que 1 y l/2 veces el cuerpo. Caracteres somáticos y de la lepidosis similares a los de la otra especie, fundamentalmente los del género. Las diferencias interespecíficas estriban en la serie de las escamas postmentales separada de las infralabiales por 1-2 hileras de escamas muy pequeñas y alargada; en la forma e implantación de las dorsales en las ventrales de mayor tamaño; además en diferencias en recuentos de escamas y de¡ número de los poros femorales. La coloración es como ya se dijo, bien distinta. La cabeza es oscura, casi negruzca; el fondo dorsal rojizo, con diferentes tonalidades. desde el amarillento al color ladrillo; hay bandas transversas oscuras, una docena, de manchas irregulares a veces en anillo y espaciadas, atravesadas lateralmente por una línea de manchas blancas algo borrosas desde el oído a las extremidades posteriores. En las extremidades manchitas blanquecinas ribeteadas de negro; ventralmente color rojizo casi anaranjado, con manchas grandes y alargadas en la garganta y barras negras irregulares transversas en la región abdominal.

Hábitat y comportamiento: Es una especie xerófila, bastante conocida y popular por su tamaño y costumbres. A grandes rasgos, alimentación y reproducción no se diferencian fundamentalmente de los de la otra especie, pero su hábitat es muy distinto, y también su comportamiento. A pesar de sus poderosas quijadas resulta ser un reptil tímido y nada agresivo, a diferencia de merianae, abrigándose en cuevas o barrancos cubiertos de vegetación frente a cualquier señal de peligro. Se halla frecuentemente durante las horas más cálidas del día, cayendo a menudo víctima del tráfico de las grandes carreteras. Resiste poco al frío y pasa la estación invernal en refugios subterráneos, probablemente hibernando. Desgraciadamente es una especie amenazada de extinción, por la caza de la cual es objeto en procura de sus cueros. Consideraciones paleoecológicas sobre la pasada distribución de los Tupinambis vivientes de Argentina han sido expuestas por Donadio (1982; 1984); datos ecológicos sobre las formas vivientes por Donadio y Gallardo (1982).

Distribución: En toda el área chaqueña, al norte en toda Formosa, Jujuy, Salta, Chaco, Tucumán y Santiago del Estero; en Catamarca, La Rioja y San Juan, acompañando las formaciones del "Monte". En Córdoba en la zona oeste, hasta las sierras, y también en San Luis; después de Villa Mercedes y Río Cuarto predomina merianae (teguixin). En toda Mendoza y parte occidental de La Pampa. En Río Negro existen poblaciones aisladas en la gran depresión del Gualicho.


Familia A n g u i d a e Gray, 1825

De acuerdo con las hipótesis biogeográficas, evidencias fósiles y conclusiones más recientes, el gran stock lacertiliano de los Anguimorpha no tuvo origen y evolución gondwánicos sino laurásicos, probablemente desde el final del Jurásico, cuando los primeros y poco definidos anguimorfos hicieron su aparición en áreas emergidas de Norte América.
En el cráneo, de tipo normal reptiliano. Las extremidades pueden subsistir o desaparecer del todo. Lengua compuesta de dos diferentes porciones: una posterior larga y gruesa, cubierta por vellosidades papilares, una anterior más pequeña, delgada y escotada, provista de papilas escamiformes imbricadas, extensible y retráctil en un pliegue transversal de la porción que le sigue. Los ánguidos son ágiles reptiles terrícolas, cazadores voraces, eligiendo preferentemente ambientes húmedos, con vegetación tupida. Son ovíparos y ovovivíparos, como en el caso de las pocas formas argentinas.

 
< Anterior   Siguiente >

Boletines informativos gratis!

< />
Grupos de Google
Suscríbete al Boletin de Alihuen y recibe información de Alta Calidad en forma periódica!
Correo electrónico:
Consultar este grupo


seguinos en facebook

twitter

Publicidad
Publicidad
canal de Youtube Alihuen
MERCURIO NO!!!

Poda de árboles

Denuncia la poda y extracción de árboles al

Esta Prohibido podar y extraer árboles en Santa Rosa, L.P.. Cuando vea esto haga la denuncia telefónica al 02954 - 435555.

¡¡¡ RECICLA!!!

Anti-incineración

 
    Diseño Web La Pampa