BOLETIN GRATIS

 

Suscribirte a el Boletin de Alihuen y recibe información periodica. 

Correo electrónico:

 

 
Publicidad
Menú principal
Inicio
Elecciones
facebook
Proyectos
Información
Tóxicos
Fotos y videos
Efemérides
Denuncias
Links
Donaciones
Conócenos!
Niños perdidos

Revistas
ECO-Chicos
ECO-Breves
Escritores Pampeanos
Boletines Informativos
Estado del tiempo
Pronóstico Mundial
Imágenes satelitales
Pronóstico SMN
Estado del Tiempo
LLuvia y Temperatura
Radar meteorológico
Encuestas
¿Cuales son las prioridades que debería tener el gobierno Argentino en política ambiental?
 
Conócenos

¿Quién está en línea?
Hay 8 invitados en línea
Estadísticas
Visitantes: 19275919
Inicio arrow Efemérides arrow 9 de agosto - Bombardeo atómico a Nagasaki
9 de agosto - Bombardeo atómico a Nagasaki Imprimir E-Mail

9 de agosto - Bombardeo atómico a Nagasaki

Los lanzamientos de las bombas atómicas ocurrieron sobre Hiroshima el 6 de agosto y sobre Nagasaki el 9 de agosto de 1945, tan sólo unos días antes de que terminara la Segunda Guerra Mundial con la rendición de Japón.

Era la primera vez que se utilizaban armas nucleares en la historia de la humanidad, y las dos hermosas ciudades se convirtieron al instante en dos cuadros infernales. A finales de 1945, 140.000 personas habían perdido la vida en Hiroshima y 70.000 en Nagasaki. Como consecuencia de las tragedias de Hiroshima y Nagasaki, Japón se convertía en el único país del mundo que había sufrido un ataque nuclear. Sesenta y un años después, el 6 y el 9 de agosto de este año, los días en que fueron lanzadas las bombas atómicas, en Hiroshima y Nagasaki se celebraron ceremonias en memoria de las víctimas y para rezar por la abolición de las armas nucleares.

Todos los cinco periódicos de tirada nacional de Japón publicaban editoriales relacionados con el sexagésimo primer aniversario del bombardeo atómico en los que se examinaban los asuntos que los desastres ocurridos en estas dos ciudades plantean al mundo actual, y en los que se debatía, desde varios puntos de vista, qué medidas se pueden tomar para proteger al mundo de la amenaza que suponen las armas nucleares.

Evitar que desaparezca la memoria de Hiroshima y Nagasaki
La posesión de armas nucleares comenzó con las dos superpotencias, Estados Unidos y la Unión Soviética, en la era de la Guerra Fría, pero ahora estas peligrosas armas de destrucción masiva se han generalizado y son muchos países los que las poseen. En medio de esta tendencia peligrosa, Japón ha desempeñado un papel excepcional, tanto política como moralmente, con el objetivo de impedir la proliferación de armas nucleares. Ni que decir tiene que las declaraciones de Japón han tenido una especial importancia por su carga histórica, puesto que es la única nación que ha experimentado directamente la devastación causada por un desastre nuclear.

Sin embargo, la edad media de las víctimas supervivientes de Hiroshima y Nagasaki se ha situado ahora en los 73,9 años, de manera que el problema de cómo transmitir la experiencia nuclear a las generaciones futuras será cada vez mayor. Según una crónica del Asahi Shimbun (edición del 6 de agosto), de los 44 grupos prefecturales que pertenecen a la Confederación de Japón de las Organizaciones de Víctimas de la Bombas A y H (Hidankyo), una organización nacional de supervivientes, alrededor de una tercera parte de ellos se muestran “preocupados por la posibilidad de que se produzca su disolución en el futuro cercano”.

También se destacan los comentarios aparecidos en los editoriales de los periódicos nacionales en los que se expresa la preocupación por el cada vez mayor debilitamiento de la memoria de Hiroshima y Nagasaki. El editorial del Mainichi Shimbun (edición del 6 de agosto) observaba: “Han transcurrido sesenta y un años desde el lanzamiento de las bombas atómicas. Los supervivientes están envejeciendo, y cada vez disponen de menos tiempo para hablar de su experiencia. La Junta Municipal de Educación de Hiroshima lleva tiempo apelando a las escuelas de primaria y a las del primer ciclo de secundaria para que declaren al día 6 de agosto “día escolar de la paz” a partir de este año. Tendría un enorme valor que la generación del futuro pudiera conocer las experiencias de los bombardeos atómicos y pudiera hablar sobre la estupidez de la guerra.”

El Asahi (edición del 6 de agosto) publicaba un extenso editorial con el tamaño doble de lo habitual. Aproximadamente, una tercera parte del artículo estaba dedicada a presentar la tragedia vital de las personas que tuvieron que padecer los bombardeos atómicos, tanto en Hiroshima como en Nagasaki. La historia de estas víctimas del “doble bombardeo atómico” reapareció el año pasado, cuando una de ellas prestó desinteresadamente su autobiografía al Hiroshima National Peace Memorial Hall para las Víctimas del Bombardeo Atómico. Dicho editorial del Asahi, con un estilo poco frecuente, observa: “Tras su donación, los empleados del Monumento Nacional a la Paz de Hiroshima acudieron a los archivos y buscaron entre otras memorias y datos autobiográficos de 130.000 víctimas de los bombardeos. Descubrieron hasta 160 personas que sufrieron de las dos bombas.”

Evitar la proliferación nuclear y la amenaza nuclear de Corea del Norte
La declaración de paz pronunciada todos los años por el alcalde de Hiroshima durante la ceremonia conmemorativa, se refiró por primera vez a la “prohibición de las bombas atómicas y de hidrógeno” en 1956. Lejos de que la abolición de las armas nucleares haya podido hacerse una realidad, no obstante, el desarme nuclear no ha avanzado nada; y, es más, las medidas hacia la proliferación nuclear se están acelerando. Como hacen todos los años, todos los editoriales de los periódicos de tirada nacional hacen hincapié una vez más en la necesidad de que Japón desempeñe un papel destacado en la prevención de la proliferación nuclear.

El editorial del Yomiuri Shimbun (edición del 6 de agosto) manifiestaba: “Los días para la conmemoración de los bombardeos atómicos tendrán lugar aproximadamente un mes después de que Corea del Norte efectuara el lanzamiento de siete misiles de prueba, que podrían ser utilizados para transportar armas nucleares, desafiando con toda claridad a la comunidad internacional. Los gobernantes de Hiroshima y Nagasaki tienen una excelente oportunidad para hacer público un mensaje que transmita el enfado de las víctimas del bombardeo atómico sobre este acto descarado por parte de Pyongyang. Sin embargo, el Alcalde de Hiroshima, Tadatoshi Akiba, no va a tocar ese mensaje en la Declaración de Paz que realizará el próximo domingo… Si la declaración de Akiba sólo presenta eslóganes ingenuos muy lejos de la actual situación internacional, hace oídos sordos a uno de las amenazas nucleares más graves a las que se enfrenta Japón.”

En lo relacionado con la táctica de mano dura de Corea del Norte tras lanzar la serie de misiles, el editorial del Nihon Keizai Shimbun (edición del 6 de agosto) comentaba de forma parecida: “El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas adoptó una resolución en la que se criticaba con dureza a Corea del Norte, pero esta postura provocativa de Pyongyang no ha variado. El desarrollo nuclear de Corea del Norte plantea una seria amenaza a Japón. A partir de ahora, Japón también debería llevar la delantera en las conversaciones del Consejo de Seguridad y en otros foros para presionar fuertemente a Corea del Norte y conseguir que abandone su programa de desarrollo nuclear.” En lo que respecta a Irán, decía el Nikkei: “Irán ha venido desarrollando actividades relacionadas con la energía atómica durante casi 18 años, y cuando todo esto salió a la luz, reanudó descaradamente el enriquecimiento de uranio. Irán insiste en que sus actividades tienen una finalidad pacífica, pero se ha señalado su participación en transacciones a través del mercado negro que existió en torno al Dr. Abdul Qaedeer Khan de Pakistán, por lo que sus manifestaciones carece de credibilidad.”

Debate sobre la responsabilidad del bombardeo atómico
Este año también algunos editoriales volvieron al punto de partida que desató las tragedias de Hiroshima y Nagasaki, para tratar de ofrecer un análisis histórico respecto de si el uso de las bombas atómicas fue realmente necesario. El trasfondo de este debate ha de buscarse en la opinión asesora ofrecida por el Tribunal Internacional de Justicia en julio de 1996, según la cual “La amenaza o el uso de las armas nucleares serían generalmente contrarios a las normas de la ley internacional”.

En concreto, el anteriormente mencionado editorial del Yomiuri se centraba en la cuestión de la responsabilidad de los bombardeos atómicos y trataba de examinar el asunto desde varios puntos de vista. Escribía: “En julio, se celebró un juicio internacional simulado organizado por los ciudadanos de Hiroshima, principalmente víctimas de las bombas atómicas y abogados, en el que se declaró culpables de cometer crímenes contra la humanidad a 15 estadounidenses que se sentaron en el banquillo de los acusados, entre los que se encontraba el antiguo Presidente de EE.UU., Harry Truman, quien tomó la decisión final de utilizar las bombas atómicas, por el papel que éstos desempeñaron en el proceso que finalmente acabó con el lanzamiento de las bombas. En Estados Unidos, la opinión aceptada en general es que el bombardeo atómico ayudó a precipitar el final de la guerra, lo cual contribuyó a reducir el número de víctimas de guerra, un número que, de haber continuado la guerra, podría haber seguido aumentando. Aunque entre Estados Unidos y Japón aún persisten grandes diferencias de opinión acerca del bombardeo atómico, debatir este asunto es algo fundamental.” Al sugerir que parte de la responsabilidad habría que atribuírsela a la parte japonesa, proseguía el editorial: “Probablemente, este juicio simulado se celebró en medio de un clima dominado por el sentimiento anti-estadounidense típico de muchos movimientos convencionales antinucleares. El debate racional y tranquilo fue algo que difícilmente se consiguió durante el juicio. Algunos observadores sugieren que el bombardeo atómico podría haberse evitado si la guerra hubiera terminado antes. En varias ocasiones se presentó la oportunidad de acallar las armas, como cuando se produjo la rendición de Alemania; cuando cesaron los combates en Okinawa; o cuando tuvo lugar el anuncio de la Declaración de Potsdam en la que las Potencias Aliadas presentaron a Japón las condiciones para que éste se rindiera. El debate sobre la responsabilidad de la destrucción causada por las bombas atómicas también debe quedar en casa por las acciones de los líderes de Japón y por sus titubeos antes del final de la guerra.”

Casualmente, desde septiembre del año pasado, el Yomiuri publicó una larga serie de encuestas sobre la responsabilidad en la guerra de los dirigentes japoneses. Esta serie, que consistía de docenas de extensos artículos a doble página, fue objeto de un especial interés, puesto que se trataba de una empresa de una extensión excepcional organizada por un periódico japonés para examinar la cuestión de la responsabilidad en la guerra de los dirigentes japoneses.

(Copyright 2006 Centro de Prensa Extranjera / Japón)

Asociación ALIHUEN

Alihuen: Palabra de origen mapuche cuyo significado es "Árbol en Pie"
Visite nuestra Web: www.alihuen.org.ar
Email : Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla
Personería Jurídica de L.P. nº 1378
Santa Rosa, Prov. de La PAMPA,
Patagonia, República Argentina

 
< Anterior   Siguiente >

Boletines informativos gratis!

< />
Grupos de Google
Suscríbete al Boletin de Alihuen y recibe información de Alta Calidad en forma periódica!
Correo electrónico:
Consultar este grupo


seguinos en facebook

twitter

Publicidad
Publicidad
canal de Youtube Alihuen
MERCURIO NO!!!

Poda de árboles

Denuncia la poda y extracción de árboles al

Esta Prohibido podar y extraer árboles en Santa Rosa, L.P.. Cuando vea esto haga la denuncia telefónica al 02954 - 435555.

¡¡¡ RECICLA!!!

Anti-incineración

 
    Diseño Web La Pampa