Radio Municipal

Santa Rosa - La Pampa

twitter

Publicidad
Menú principal
Inicio
Elecciones
facebook
Proyectos
Información
Tóxicos
Fotos y videos
Efemérides
Denuncias
Links
Donaciones
Conócenos!
Publicidad
Niños perdidos

Revistas
ECO-Chicos
ECO-Breves
Escritores Pampeanos
Boletines Informativos
Estado del tiempo
Pronóstico Mundial
Imágenes satelitales
Pronóstico SMN
Estado del Tiempo
LLuvia y Temperatura
Radar meteorológico
¿Quién está en línea?
Hay 2 invitados en línea
Estadísticas
Visitantes: 28164651
Inicio arrow Tóxicos arrow Recursos en llamas
Recursos en llamas Imprimir E-Mail

Las Trampas Económicas de la Incineración contra un Enfoque de Residuo Cero en el Sur Global
informe realizado por la Alianza Global para Alternativas a la Incineración/ Alianza Global Anti-Incineración (GAIA) 2003

Resumen Ejecutivo

La cantidad de materiales descartados que se desechan en los países en vías de industrialización i[i] ha alcanzado proporciones críticas en los años recientes. Parte de la culpa la tienen el aumento de la población ii[ii], la migración desde zonas rurales a urbanas, el incremento de la globalización de los patrones de consumo del Oeste, y la proliferación de productos y envases descartables de un solo uso. Los rellenos sanitarios, que por lo general no son más que basureros a cielo abierto, se están llenando y la gente está instalándose cerca de los límites de la ciudad, limitando la capacidad de desarrollar nuevos rellenos sanitarios. En un esfuerzo por encontrar nuevas soluciones a los crecientes dolores de cabeza que presenta la disposición, muchas naciones están volcándose hacia el sector privado formal, adoptando enfoques manejados por tecnologías, y virando hacia la vieja técnica de la incineración de residuos. Sin embargo, los incineradores -sin importar dónde sean construidos- presentan muchos riesgos. Los incineradores de residuos:

generan contaminación,
dañan la salud pública,
introducen enormes gravámenes financieros a las comunidades en donde se alojan,
agotan los recursos financieros de las comunidades locales,
desperdician energía y materiales,
impiden el desarrollo económico local,
socavan la prevención de la generación de residuos y los enfoques racionales para el manejo de residuos,
tienen una experiencia operativa marcada de problemas en los países industrializados,
con frecuencia exceden los estándares de contaminación del aire,
manejan incorrectamente las cenizas,
pueden entrar en bancarrota financiera con las depresiones en el tonelaje, y
con frecuencia dejan a los ciudadanos y contribuyentes pagando las cuentas.

Puede esperarse que la tecnología de incineración, diseñada y testeada para los flujos de residuos y la infraestructura de las naciones industrializadas, funcione más deficientemente inclusive en los países en vías de industrialización, debido a las diferencias en las características de los flujos de materiales descartados, a las estructuras regulativas y arreglos institucionales inadecuados, la falta de moneda líquida para la compra de repuestos, la carencia de trabajadores capacitados y de sistemas económicos que favorezcan el trabajo por sobre el capital.
Las propuestas de incineración  - junto con las propuestas para centralizar y privatizar los sistemas de manejo de residuos - se presentan frecuentemente como la única solución para manejar las crecientes cantidades de materiales descartados. Afortunadamente existen otras opciones. Ciertamente, las alternativas a la incineración pueden ser abarcadoras, pueden manejar materiales descartados de grandes áreas urbanas y ser implementadas en países en vías de industrialización con recursos mínimos. Además, las alternativas cuestan una fracción de lo que cuesta la incineración, emplean muchos más trabajadores que la incineración, y contaminan mucho menos. En los países en vías de industrialización, los programas de reciclaje y compostaje que incluyen la segregación en la fuente (en los cuales los materiales reciclables y orgánicos son segregados a nivel doméstico) tienen el potencial de desviar el 90% de los residuos domésticos de su disposición, un nivel que la incineración no puede alcanzar.
Chennai (anteriormente Madras), India, es un buen caso para ilustrar los beneficios de un enfoque de reciclaje/ compostaje, en comparación con acudir a la incineración. Se propuso instalar un incinerador de U$S 41 millones para la ciudad (con una población de 4,3 millones de habitantes) que gasificaría 600 toneladas por día. Las autoridades locales están avanzando hacia la privatización de la recolección de residuos y, como resultado, ya han puesto en peligro las iniciativas de reciclaje y compostaje con base en la comunidad. De hecho, Chennai es el hogar de Exnora International, una organización sin fines de lucro que maneja un programa de reciclaje/compostaje descentralizado que ha inspirado proyectos similares a lo largo de la India.

Definición de incineración de residuos
Para los propósitos de este informe, incineración de residuos refiere no sólo a la quema masiva (con o sin recuperación de energía) y a los sistemas de combustible derivado de residuos bien establecidos en los países industrializados, sino a cualquier tipo de sistema de tratamiento térmico para los materiales descartados que desperdicie recursos y emita contaminantes. Esto incluye a las tecnologías basadas en la combustión, pirólisis, y gasificación térmica. Como la combustión, los sistemas de pirólisis y gasificación producen dioxinas, furanos, y otros contaminantes persistentes.
En pocas palabras, la combustión es la quema u oxidación de compuestos. La combustión de los hidrocarburos produce calor, luz, agua, y dióxido de carbono. Las cenizas son una combinación de materiales combustos de manera incompleta y nuevos sólidos formados durante el proceso de oxidación. Las dos tecnologías de combustión más comunes para los residuos sólidos son:
- Quema masiva, en la cual los residuos son directamente quemados. Frecuentemente el calor producido durante la quema es utilizado para convertir el agua en vapor para impulsar una turbina que está conectada a un generador de electricidad.
- Combustible derivado de residuos (RDF por su sigla en inglés), en el cual los residuos mezclados son procesados antes de la combustión directa. El nivel de procesamiento varía de acuerdo a las instalaciones, pero generalmente incluye el triturado y la separación de los metales y otros materiales con bajo contenido de BTU. Los materiales procesados son luego utilizados como combustible, ya sea de la misma manera que las plantas de quema masiva, o como combustible para instalaciones ya existentes, como los hornos de cemento.
La pirólisis es la degradación térmica de los materiales por el calor en ausencia o con un suministro limitado de oxígeno. En una unidad de pirólisis los materiales son calentados a una temperatura de entre 800 y 1400 grados Fahrenheit (427 a 760 grados Celsius). La carencia de oxígeno tiene como objetivo prevenir la combustión. Sin embargo, eliminar todo el oxígeno es virtualmente imposible; ocurre alguna oxidación, y da como resultado la formación de dioxinas y otros compuestos peligrosos relacionados. De la pirólisis resultan tres productos- gas, aceite combustible, y un residuo sólido "carbonizado"  (propenso a contener metales pesados).
La gasificación térmica es similar a la pirólisis, excepto en que la transformación térmica de los residuos sólidos se da en presencia de una cantidad limitada de aire u oxígeno, produciendo un gas combustible. Este gas puede ser utilizado luego en calderas o en turbinas/generadores de combustión. Este proceso genera productos derivados sólidos y líquidos, que pueden contener altos niveles de contaminantes tóxicos.
Nota sobre las unidades de tonelaje: En este informe, "tonelada" refiere a una tonelada métrica (1.000 kg) Todos los tonelajes se dan en toneladas métricas.
Nota sobre la terminología: Este informe usa con frecuencia el término "materiales descartados" para referirse a lo que muchos llaman "residuos". Los materiales descartados son los recursos usados que son reutilizados, reciclados, compostados, o desperdiciados. Los residuos son los materiales descartados que son removidos del comercio (o del medio ambiente) y cuyo valor residual es destruido mediante su incineración, enterramiento, o por otros medios.

La infraestructura existente en Chennai permite recolectar sólo 2.500 de las 3.500 toneladas métricas de materiales descartados que se generan cada día. Casi el 30% queda sin ser recolectado, ensuciando las calles y los vecindarios. Esto es típico de las naciones menos industrializadas. Por ende, los incineradores en Chennai pueden esperar recibir, como mucho, 2.500 toneladas por día. Pero no todos los materiales descartados son incinerables; alrededor del 5 al 10% son considerados materiales "by pass" (que evitan el proceso) que podrían, por ejemplo, incluir a grandes objetos no incinerables, como los bloques de motores, o representar los residuos dispuestos en rellenos sanitarios cuando el incinerador no está funcionando. Agregado a esto, en promedio el 25% por peso de lo que es incinerado termina siendo ceniza que aún requiere ser dispuesta en un relleno sanitario. En nuestro ejemplo de Chennai, la incineración sólo desviaría 1.750 toneladas métricas por día, o la mitad del total de los residuos generados. En cambio, el programa descentralizado de reducción de residuos con base en la comunidad de Exnora, que incluye la recolección segregada de los materiales reciclables y orgánicos para compostar tiene el potencial para desviar el 90% del total de las 3.500 toneladas métricas generadas cada día. La esencia del programa de Exnora es enseñar a los ciudadanos a asumir la responsabilidad por sus materiales descartados, y a no ensuciar. (Ver páginas 44-47 para más información sobre este programa.) Este programa puede incluso ir más lejos si se lo combina con esfuerzos para promover políticas de  producción limpia y prácticas para eliminar efectivamente del diseño del sistema la fracción del flujo de materiales descartados que no pueden ser compostados, reusados o reciclados de manera segura. En términos de costos, el programa de reciclaje/compostaje es mucho más efectivo (U$S 4,6 millones, comparados con U$S 119 millones). Además, el sistema de incineración tiene un impacto mucho más perjudicial sobre el medio ambiente, el desarrollo económico local y otros aspectos relacionados con la calidad de vida, como el tránsito de camiones. Ver la tabla en la página siguiente.
  
Tabla 1: Comparación de la incineración con el programa de reciclaje/compostaje en Chennai, India (pobl. 4,3 millones) 

 

Incineración

Programa de reciclaje/compostaje

Toneladas métricas  día

3.500

3.500

Toneladas métricas día desviadas del rellenos sanitarios

1.750

3.150

+Nivel de desvío

50%

90%

Costos de Capital (U$S)

$119 millones

$4,6 millones

Trabajadores empleados

320

5.600

Impacto

Incentivo a la generación de residuos.
Ambiente sucio, con mucha basura.
Los ciudadanos se oponen al sistema.
Aumento del tránsito de camiones y de la contaminación.
Los ciudadanos mantienen el hábito de desechar.
Se recurre a las tecnologías y los conocimientos (know-how) extranjeros.

Reducción de residuos.
Ambiente y vecindarios limpios.
Los ciudadanos apoyan  y están involucrados en el sistema
disminución del tránsito de camiones (se recurre a la energía a pedal).
Los ciudadanos asumen responsabilidad por los residuos.
Se recurre a los recursos y conocimientos (know-how) locales


 Nota: Los costos de incineración están basados en un incinerador proyectado para Perungudi, en Chennai que trataría 600 toneladas por día (el costo de la planta es de Rs 200 crores o U$S 41 millones). (Un crore son 10 millones Rs) Se necesitarían tres incineradores para manejar las 1.750 toneladas por día. Los puestos de trabajo para la incineración están basados en las cifras de empleo para los incineradores de EE.UU. Los costos y puestos de trabajo para el programa de reciclaje/compostaje se han extrapolado del modelo del programa de residuo cero de Exnora International, que está funcionando en muchas comunidades en toda la India. La información sobre el tonelaje para Chennai ha sido reportada en The Hindu, 18 junio, 2002, y atribuida a Exnora International.

Fuente: Institute for Local Self-Reliance (Instituto para la Autonomía Local), Washington, DC, Junio 2002.


Si bien las cifras anteriores son teóricas, están basadas en datos actuales de proyectos que están operando. Ciertamente, numerosos proyectos alrededor del mundo han demostrado que los programas integrales para la prevención, reutilización, reciclaje y compostaje de residuos pueden reducir significativamente la disposición a un costo menor que la incineración.
Para resultar efectivos, los sistemas de manejo de materiales descartados deben estar basados en soluciones técnicas apropiadas y ser diseñados tomando en cuenta las condiciones y necesidades locales. La mayoría de los países en vías de industrialización tiene una experiencia limitada en la operación y el mantenimiento de sistemas centralizados de manejo de materiales descartados. Por ende, cuanto menos complicada sea la tecnología, más exitosa resultará. La mayoría de los países en vías de industrialización tiene un sector informal significativo, ya comprometido en actividades de reciclaje extensivas. Un sistema que esté diseñado en sociedad con este sector y con otros esfuerzos comunitarios y micro empresas tendrá también una mayor chance de resultar exitoso. De hecho, integrar las iniciativas del sector informal y de la comunidad al planeamiento del manejo de los desechos de toda la ciudad no sólo es posible, sino que puede ser la clave del éxito. El sector informal y los programas comunitarios pueden necesitar sólo una estructura institucional y tierra para realizar actividades tales como el compostaje para ser escalables al nivel de la ciudad. Ciertamente, los proyectos comunitarios pueden convertirse en soluciones comunes. Necesitan no ser por siempre relegados a pequeños esfuerzos locales. 
Entre los programas exitosos e innovadores para el manejo de los materiales descartados y la reducción de los residuos en el Sur global se encuentran los siguientes:
Cairo, Egipto: los trabajadores del sector informal -conocidos como los zabbaleen- recolectan un tercio de los materiales domésticos descartados del Cairo, alrededor de 998.400 toneladas por año. Los zabbaleen, que viven en cinco vecindarios que rodean el Cairo, reciclan y compostan el 80 a 90% de lo que recolectan. En un vecindario, Mokattam, hay instaladas aproximadamente 700 empresas de recolección de basura, 80 comerciantes intermediarios, y 228 industrias de reciclaje a pequeña escala.
Mumbai, India (anteriormente conocida como Bombay): los ciudadanos han establecido asociaciones de vecindarios -cada una conocida como un Manejo Avanzado de la Localidad (ALM por su sigla en inglés) - en las cuales los miembros mantienen su ambiente limpio, y separan sus desechos en tipos biodegradables y no biodegradables, para compostar y reciclar. Muchos ALMs vermicompostan (compostan con lombrices) materiales orgánicos húmedos y trabajan con los recolectores de basura callejeros para reciclar otros materiales descartados. Hay cerca de 650 ALMs, que representan alrededor de 300.000 ciudadanos.
Barangay Sun Valley, Filipinas: aproximadamente 3.000 hogares participan en un programa de reciclaje y compostaje que desvía el 70% de sus desechos domésticos de la disposición. Los "biohombres" recolectan el material orgánico segregado (los residuos de cocina y de jardín) para compostarlos sobre una base diaria usando taxis a pedal (pedicabs). Los mismos taxis a pedal recolectan los materiales reciclables segregados de los hogares. Envían los materiales al "eco-galpón" más cercano para su posterior clasificación y embalaje. El material procesado es vendido directamente a los comerciantes o tiendas de materiales usados.
Río de Janeiro, Brasil: en el 2000, este estado promulgó una ley de recepción obligatoria de los envases, que requiere la recepción de todos los envases de plástico y su posterior reutilización o reciclaje.

Un creciente movimiento de residuo cero está tomando importancia en todo el mundo, y los innovadores sistemas de regulación que requieren la "extensión de la responsabilidad del productor" para los productos prometen reducir la disposición aún más. Se han formado redes locales, nacionales, regionales, e internacionales de ciudadanos y profesionales interesados para detener propuestas de nuevos incineradores, para eliminar gradualmente los viejos, e impulsar sistemas alternativos que estén basados en la producción y los patrones de consumo sustentables.

El residuo cero es una meta que vale la pena, pero que tomará algún tiempo alcanzar. Tal como un viaje de miles de kilómetros comienza con un solo paso, también lo hace apuntar al residuo cero. El camino hacia el residuo cero puede comenzar con el simple y relativamente accesible acto de mantener el material orgánico y putrescible fuera de los rellenos sanitarios y los basureros. Esto sólo no proveerá una solución total, pero avanzará un largo trecho hacia la resolución de los problemas relacionados con los sucios vertederos, que tienen pérdidas y rebalsan. Esto es especialmente cierto en el Sur global, donde el material orgánico presenta el mayor componente de la masa de materiales descartados. El compostaje puede reducir la masa de residuos a casi la mitad en un periodo de tiempo relativamente corto. La belleza del compostaje es que puede ser alcanzado a baja escala de una manera poco costosa, a través de métodos de baja tecnología. Usualmente, puede ser realizado con los conocimientos (know-how) y los recursos locales. Mantener los materiales segregados en esencial para tener éxito.
Este informe:
discute la historia de la incineración de residuos sólidos municipales, la pérdida de su fama, y cómo las compañías incineradoras están buscando nuevos mercados para su tecnología obsoleta,
identifica las jurisdicciones que restringen o prohíben la incineración de residuos sólidos municipales,
lista algunas de las muchas comunidades que están peleando contra proyectos de construcción de incineradores,
detalla 20 razones por las cuales la incineración es una propuesta de pérdida financiera para las comunidades que los alojan en las naciones en vías de industrialización,
provee una lista para evaluar un proyecto propuesto para instalar un incinerador de residuos sólidos municipales,
derriba algunos mitos comunes sobre la incineración,
resume el creciente movimiento del residuo cero,
presenta estrategias de manejo de los desechos que no involucran la incineración (enfocándose en técnicas de reciclaje y compostaje capaces de ser imitadas),
comparte información sobre algunos programas modelo de reciclaje y compostaje que se encuentran operando exitosamente en el Sur global,
subraya el rol singular e importante del sector informal en las actividades de recuperación, y
presenta diez pasos para comenzar a caminar por el camino hacia el residuo cero.

Este informe no trabaja sobre la creciente presión que hay para quemar materiales tóxicos industriales o residuos del área del cuidado de la salud en el Sur global. Tampoco hace foco en los serios problemas ambientales que plantea la incineración. Los impactos ambientales y en la salud pública se tratan en otros recursos tales como el informe de Greenpeace de 2001, "Incineración y Salud Humana: Estado del Conocimiento de los Impactos de los Incineradores de Residuos en la Salud Humana".iii[iii] Sobre el manejo de residuos médicos, hay información disponible en Health Care Without Harm/Cuidado de la Salud Sin Daño www.noharm.org. Sobre la reducción del uso de tóxicos y la producción limpia, hay información disponible en Clean Production Action (Acción para la Producción Limpia) en www.cpa.most.org.pl

-----------------------------------

i[i] En este informe usamos los términos naciones "en vías de industrialización"  o "menos  industrializadas"  en lugar de los más comúnmente utilizados naciones "en vías de desarrollo"  o "menos desarrolladas". Este informe también utiliza "el Sur global" como sinónimo de países en vías de industrialización.

ii[ii] Las Naciones Unidas informan que la población urbana de las regiones menos industrializadas ha aumentado de 981 millones en 1980 a 1,9 billones en 2000. Las N.U. estiman que esta población se duplicará nuevamente para 2030.

iii[iii] Michelle Allsopp, Pat Costner y Paul Johnston, "Incineración y Salud Humana: Estado del conocimiento de los impactos de los incineradores de residuos en la salud humana", Laboratorio de Investigación de Greenpeace, Universidad de Exeter, Reino Unido, Marzo 2001.

Escrito por Brenda Platt, Institute for Local Self-Reliance, EE.UU., para la Alianza Global para Alternativas a la Incineración/Alianza Global Anti-Incineración (GAIA).

 
< Anterior   Siguiente >

Consulta a Profesionales

Boletines informativos gratis!

< />
Grupos de Google
Suscríbete al Boletin de Alihuen y recibe información de Alta Calidad en forma periódica!
Correo electrónico:
Consultar este grupo


seguinos en facebook

Publicidad
canal de Youtube Alihuen
Publicidad
Centro de Reclamos

Santa Rosa - La Pampa

¡¡¡ RECICLA!!!

PampaSeg

Santa Rosa - La Pampa

Anti-incineración

Conócenos

 
    Diseño Web La Pampa