Radio Municipal

Santa Rosa - La Pampa

twitter

Publicidad
Menú principal
Inicio
Elecciones
facebook
Proyectos
Información
Tóxicos
Fotos y videos
Efemérides
Denuncias
Links
Donaciones
Conócenos!
Publicidad
Niños perdidos

Revistas
ECO-Chicos
ECO-Breves
Escritores Pampeanos
Boletines Informativos
Estado del tiempo
Pronóstico Mundial
Imágenes satelitales
Pronóstico SMN
Estado del Tiempo
LLuvia y Temperatura
Radar meteorológico
¿Quién está en línea?
Estadísticas
Visitantes: 28358363
Inicio arrow Tóxicos arrow Bs.As. prohibió la incineración
Bs.As. prohibió la incineración Imprimir E-Mail

LEY Modificatoria de la Ley Nº 154 de Residuos Patogénicos

Artículo 1º.- Modifícase el Art. 35º de la Ley Nº 154, el que quedará redactado de la siguiente manera:

"A los efectos del tratamiento de los residuos patogénicos se deben utilizar métodos o sistemas que aseguren la total pérdida de su condición patogénica y la menor incidencia de impacto ambiental. Los efluentes producidos como consecuencia del tratamiento de residuos patogénicos, sean líquidos, sólidos o gasesosos, deben ajustarse a las normas que rigen la materia y los métodos o sistemas utilizados para el tratamiento de los residuos patogénicos deben contar con equipamiento de monitoreo y registro continuo de contaminantes y variables del proceso para garantizar un permanente control efectivo de la inocuidad de estos efluentes. Se prohíbe  en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires el uso de métodos o sistemas de tratamiento que emitan sus productos tóxicos persistentes y bioacumulativos por encima de los niveles que exíge la autoridad de aplicación y  la instalación y utilización de hornos o plantas de incineración para el tratamiento de residuos patogénicos.

Artículo 2º.- Incorpórase como Art. 35º Bis el siguiente texto:

Queda prohibida la contratación por parte del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de empresas incineradoras instaladas en otras jurisdicciones.
La Ciudad impulsa la incorporación de tecnologías ambientalmente aceptables en efectores del subsector estatal.

Artículo 3º.- Modifícanse las Disposiciones Transitorias que quedarán redactadas de la siguiente manera:

"Aquellos que, a la fecha de puesta en vigencia de la presente Ley, se encuentren autorizados para desarrollar las actividades comprendidas en el art. 1º, deben inscribirse, en el Registro mencionado en el art.12º, dentro de los ciento ochenta (180) días a partir de su publicación, de acuerdo con el Plan de Adecuación que a sus efectos disponga la Autoridad de Aplicación por vía reglamentaria.
A partir de la fecha de promulgación de la presente modificación los establecimientos autorizados que utilicen hornos incineradores deberán, sin perjuicio del cumplimiento de lo establecido en la legislación vigente,  reemplazarlos por tecnologías alternativas ambientalmente aceptables en el término de dos años.
Los contratos entre el Gobierno de la C.A.B.A. y las empresas de incineración de residuos patogénicos vigentes a la fecha de la promulgación de esta norma modificatoria podrán prorrogarse por única vez por seis meses.

Artículo 4º.- De forma.

Lic. Beatriz Baltroc
Diputada de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires


FUNDAMENTOS

Sra. Presidenta:

                           La incineración de residuos patogénicos y peligrosos libera al medio ambiente diversos contaminantes que se distribuyen a través de las emisiones de las chimeneas, de las cenizas que se almacenan en el fondo, de las cenizas volantes y de los efluentes provenientes de los dispositivos de control. Esto sin mencionar los tóxicos derramados accidentalmente.
Parte de los residuos no se queman y se liberan como vapores o pequeñas partículas. Existen también productos de combustión incompleta entre los cuales las dioxinas y los furanos policlorados son de alta toxicidad y bioacumulativos.
En el caso de los metales pesados estos no pueden ser destruidos por el proceso de incineración y son eliminados en forma gaseosa o como partículas, adquiriendo algunos de ellos mayor toxicidad en este estado. Tal es el caso del cromo, hierro, zinc y mercurio por dar solo algunos ejemplos.
Los hospitales producen entonces residuos que al ser incinerados generan un daño mayor contradiciendo los principios básicos del desarrollo sustentable. Efectivamente  entendemos como tal al desarrollo que permite responder a las necesidades del presente sin comprometer la posibilidad para las futuras generaciones de satisfacer las suyas.

Es función del Estado promover la utilización racional de tecnologías que tengan en cuenta factores ambientales, sociales y económicas. Impulsando políticas orientadas a la prevención de la contaminación y a la protección de la salud y el medio ambiente.

Las plantas incineradoras emiten al medio circundante sustancias persistentes y bioacumulativas (dioxinas y furanos). Estas sustancias son  altamente tóxicas y permanecen en el medio ambiente durante períodos prolongados sin degradarse, acumulándose en los organismos vivos. La OMS ha expresado que "debe hacerse todo esfuerzo para reducir la exposición de contaminantes orgánicos persistentes a los niveles mas bajos posible".
Según el informe "Mas vale prevenir que curar" de Verónica Odriozola (1996), "las dioxinas son responsables- según creciente evidencia científica de problemas en el sistema inmunológico, malformaciones congénitas, alteraciones del sistema endócrino y cáncer ( Allsopp 1994)".
Las dioxinas se encuentran en el grupo de las doce sustancias tóxicas y persistentes cuya eliminación progresiva acordaron los países miembros de los Naciones Unidas en la reunión de Washington convocada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (1995). Según el informe de Health Care Without Harm "Incineración de residuo médico: Contaminación con Dioxinas y Mercurio.":
"Las dioxinas son un conocido cancerígeno y está ligado a defectos de nacimiento, disminución de la fertilidad, depresión del sistema inmune y otras disfunciones hormonales, el cuerpo no las elimina sino que las acumula de por vida, por lo que no hay "dosis segura" de dioxinas".
Los metales pesados presentes en los residuos incinerados, tales como el cadmio, níquel, mercurio, plomo causan lesiones pulmonares y neurológicas. El mercurio puede producir anormalidades fetales y afecta al sistema nervioso central, riñones e hígado.
La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer, de la OMS ha clasificado a la -TCDD ( 2,3,78 tetraclorodibenzo-para-dioxina) como cancerígeno humano cierto.

En la Argentina se han instalado varias plantas incineradoras con escasos mecanismos propios de monitoreo de niveles de contaminación. Por otro lado el estado está ausente del control que implicaría para su realización rigurosa, grandes inversiones en tecnología.
En la actualidad ningún laboratorio de control de emisiones atmosféricas en nuestro país está equipado para calcular concentraciones de dioxinas.
Esto facilita la instalación discrecional de estas empresas que en el caso de aquellas con capitales extranjeros han ampliado su mercado hacia los países en desarrollo debido a contar aquí con amplios márgenes de permisividad.
La  Provincia de Buenos Aires cuenta con la mayor cantidad de incineradores comerciales autorizados. De estos cuatro tienen contrato con la Secretaría de Salud de la Ciudad de Buenos Aires para el tratamiento y disposición final de los residuos patogénicos. Son las empresas Tri-Eco, Desler, Pelco y Soma. (Adjuntamos copia de la información de la Secretaría de Política Ambiental de la Provincia de Buenos Aires sobre Centros de Tratamiento de Residuos Patogénicos ) . También existen contratos con Ecology System, con asiento en la Provincia de Santa Fé.
De las empresas mencionadas Tri-Eco concentra en la actualidad la mayor cantidad de contratos con los hospitales de la Ciudad de Buenos aires, oscilando los valores por kilogramo de residuo patogénico a tratar, entre $1,15 a $0,42 precios aplicados a en establecimientos con características similares.

Respecto a su planta en dock Sud, la misma fue objeto de diversas denuncias de vecinos y organizaciones no gubernamentales, donde se pudo comprobar la presencia de altos niveles de metales pesados en sedimentos cercanos a la planta.( Greenpace-Mayo 2001- Análisis realizado por el Laboratorio de Química Ambiental de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de La Plata.)
Los vecinos se han quejado de fuertes olores por la noche y días feriados y de la emisión de humo negro de una chimenea.
Eso implica condiciones de combustión sin los controles mínimos, perjudicando la salud de los vecinos y el medio ambiente.

La evidencia del perjuicio que causa la incineración de residuos hospitalarios ha promovido en diversos países del mundo la utilización de tecnologías alternativas entre otras el Autoclave y el tratamiento con Microondas.
-El primero utiliza vapor a presión destruyendo los microorganismos patógenos y reduciendo el volumen de los residuos en un 75%.
-El segundo es un sistema cerrado que emplea calor húmedo a altas temperaturas y reduce el volumen de los residuos en un 80%.

Existe una tendencia mundial a ir reemplazando la incineración por metodologías que eliminen los riesgos biológicos de este tipo de desechos, que sean a la vez ambientalmente aceptables por carecer de emisiones tóxicas y que no impliquen deterioro para la salud de los trabajadores de las plantas o unidades y para la población en general.

En diferentes estados de EE.UU, en Grecia, Suecia, Bélgica, Australia, Reino Unido, España, Alemania, Irlanda y otros muchos países se ha aprobado legislación prohibiendo la instalación de nuevos incineradores, se han cerrado algunos ya existentes o se ha logrado detener la instalación de nuevos a través de la presión de la ciudadanía.
Sin duda existe una mayor conciencia en cuanto al cuidado del hábitat en forma perdurable.

En la Argentina rige la ley 24051 de Residuos Peligrosos que autoriza la incineración como método de tratamiento y no establece una normativa explícita respecto a los controles que deberá realizar la planta para evitar la contaminación con sustancias tóxicas.
En la Ciudad de Buenos Aires la ley 154 de Residuos Patogénicos constituye también una ley marco con mayores especificidades en algunos temas que la legislación nacional pero que no avanza en mecanismos que garanticen en concreto los principios generales. El art. 35 que proponemos modificar plantea que "se prohíbe el uso de métodos o sistemas de tratamiento que emitan sus productos tóxicos persistentes y bioacumulativos por encima de los niveles que exige la autoridad de aplicación".Se podría interpretar que esto va por ejemplo, dirigido a la generación de dioxinas por incineración, sin embargo sabemos que no contamos con la tecnología adecuada para medir sus niveles de emisión por lo cual es una norma incumplible.
Lo que sí se deduce de la Ley 24.051 es la responsabilidad de los generadores, en el caso nuestro los hospitales y por ende el Gobiernos de la Ciudad, de los daños causados por el tratamiento de los residuos.En el Capitulo IV "Todo generador de los residuos peligrosos es responsable, en calidad de dueño de los mismos, de todos los daños producidos por estos, en los términos del capitulo VII de la presente Ley".
En el Capitulo VII art. 48, "La responsabilidad del generador por los daños ocasionados por los residuos peligrosos no desaparece por la transformación, especificación, desarrollo, evolución o tratamiento de estos, a excepción de aquellos daños causados por la mayor peligrosidad que un determinado residuo adquiere como consecuencia de un tratamiento defectuoso realizado en la planta de tratamiento o disposición final".

El 23 de mayo de este año  la Argentina firmó el convenio de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes. Citamos algunos párrafos del mismo:
" Reconociendo que los contaminantes orgánicos persistentes tienen propiedades tóxicas, son resistentes a la degradación, se bioacumulan y son transportados por al aire, agua.Concientes de los problemas de salud, especialmente en los países en desarrollo, resultantes de la exposición local a los contaminantes orgánicos persistentes, en especial los efectos en las  mujeres y a través de ellas en las futuras generaciones".
El Convenio incluye entre las fuentes de producción no intencional  de sustancias tóxicas persistentes. "Incineradores de desechos, incluidas las coincineradoras de desechos municipales, peligrosos o médicos o de fango local" (Anexo C, Parte I)
En la Parte V del mismos Anexo, en el punto B (Mejores técnicas disponibles) se propone "Al examinar las propuestas de construcción de nuevas instalaciones o de modificación importante de instalaciones existentes que utilicen procesos que liberan productos químicos de los incluidos en el presente anexo, deberán considerarse de manera prioritaria los procesos, técnicas o prácticas de carácter alternativo que tengan similar utilidad, pero que eviten la formación y liberación de esos productos químicos".
Y plantea como alternativas posibles el uso de tratamientos térmicos, procesos químicos que eliminen la toxicidad y la adopción de sistemas cerrados.
La Argentina al firmar el convenio de Estocolmo ha adoptado un compromiso concreto en el camino de la eliminación de las dioxinas y los furanos.

La Ciudad de Buenos Aires debe reemplazar los hornos existentes y no debe volver a celebrar contratos con empresas que incineran residuos en otras jurisdicciones porque el proceso de contaminación del medio ambiente y el daño a la salud no se evita sino que solo se traslada de. lugar. La responsabilidad frente a problemáticas de esta naturaleza, mas allá de la incluida en la ley, excede las fronteras locales o nacionales. Es hora de tomar conciencia de ello y actuar en consecuencia. Por todo lo antedicho solicito la aprobación del presente proyecto de ley.
 
Lic. Beatriz Baltroc
Diputada de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

 
< Anterior   Siguiente >

Consulta a Profesionales

Boletines informativos gratis!

< />
Grupos de Google
Suscríbete al Boletin de Alihuen y recibe información de Alta Calidad en forma periódica!
Correo electrónico:
Consultar este grupo


seguinos en facebook

Publicidad
canal de Youtube Alihuen
Publicidad
Centro de Reclamos

Santa Rosa - La Pampa

¡¡¡ RECICLA!!!

PampaSeg

Santa Rosa - La Pampa

Anti-incineración

Conócenos

 
    Diseño Web La Pampa